lunes, 12 de septiembre de 2011

Encuentro en Alicante de bloggers gastronómicos, bajo el liderazgo de Viena

La reunión de bloggers gastronómicos fue organizado por la propietaria y responsable de la cabecera Sabores de Viena en Alicante.
La reunión era para el sábado día 10 en la que se iba a degustar una comida, pero también Viena había organizado visitas a lugares prominentes de la ciudad y alrededores, para los que llegasemos antes del sábado, por lo tanto voy a describir todo lo acontecido desde mi llegada a Alicante sobre las 4 de la tarde del Jueves día 8.
El primer paso, acomodarme en el NH Alicante, testear la conexión que proporciona el hotel de forma gratuita para conectarse a internet, la conexión muy lenta y solo disponible en el área de recepción del hotel, las claves proporcionadas son para 30 minutos, en la habitación la conexión por 24 horas cobran +/- 12 euros, excesivamente cara para hoy en día. Creo que la gerencia de estos hoteles debería estudiar este asunto.
Por esta lentitud de conexión y no querer pagar un precio que creo es abusivo por la conexión, no pude editar nada, justo pude bajarme el correo que tardó 2 horas.
Bueno a ver si no me vuelvo a desviar del hilo de este reportaje.
Me puse en contacto con nuestra anfitriona Viena del blog “Los Sabores de Viena” y quedamos en vernos a las 6 de la tarde hora que también nos encontraríamos con Laura y Pedro de Cocina x2.
Una vez reunidos, dirigimos nuestros pasos al Castillo de Santa Bárbara, construcción defensiva edificada en un altozano que fue llamado por los árabes Nanu-IQatil, la antigua alcazaba está en la parte más alta en la zona denominada “El Macho”.
En este altozano, como por toda la geografía de Alicante, se han encontrado restos arqueológicos de la Edad de Bronce, Íberos, Romanos, etc, aunque el actual castillo data del siglo IX, construido por los musulmanes.
El nombre de Santa Bárbara lo toma de la santa del día 4 de diciembre ya que en 1248 el infante Alfonso de Castilla (Luego será Alfonso X El Sabio), arrebató el castillo a los árabes en la fecha mencionada.
El castillo a lo largo de su larga vida a pasado por diferentes proyectos de demolición/reconstrucción etc. pero como no es el caso de poner toda su historia, creo que en Internet lo encontraran Vds. mejor de lo que yo pueda escribir.
Lo que si recomiendo es su visita, hay unas panorámicas de la ciudad magnificas y el castillo en sí, también tiene su belleza.
En este enlace se puede ver una colección de fotografías de este castillo.
Después de terminar nuestra visita al castillo  nos fuimos a cenar a la Taberna del Gourmet, lugar céntrico, cerca del ayuntamiento, compartimos los platos que solicitamos: Pan de cristal con tomate, Clóchinas al vino blanco, Huevos fritos con patatas y foie, Fritura de pescaditos, Verduras escalibadas a la brasa con bacalao y creo que falta uno que no lo recuerdo.
La relación precio/calidad más que satisfactoria, la ejecución de los platos buena, el comedor aceptable, en definitiva para lo que se pagó todo muy bien.
Una vez terminada la velada, Viena tuvo la amabilidad de llevarme en su coche al hotel, quedando para el día siguiente para las once de la mañana.
Al día siguiente y después de una pequeña lucha con la conexión de internet, (no terminé de bajar todo el correo) me fui al punto de encuentro, que no era otro que el Mercado Central, así que allí estaba para las 9 y media y así poder ver el mercado con tranquilidad y estar a la hora de la cita en la entrada principal del mercado.
Comencé mi vista por la sección de pescados y mariscos, que surtido está este mercado, sobre todo de marisco, el producto se ve fresco, de primera calidad y a unos precios aceptables para cómo están los precios hoy en día y si se quiere calidad hay que pagarla.
No me extraña haber visto bastantes compradores, pero debido a la amplitud del mercado y la gran cantidad de puestos, no se siente agobio.
Alicante con tradición milenaria en las salazones, los estudios arqueológicos datan este comercio allá por el siglo V a.C. de la mano de los Cartagineses. En la ocupación romana, del puerto de Alicante  salían para la antigua Roma salazones  junto con el Garum , que era de buena calidad, por el precio que alcanzaba en Roma algo más de los 12 denarios la libra pero no alcanzaba los 16 del Garum de Cartagena (la miel alcanzaba los 20 denarios). También tenían fama los Garum producidos en Baelo Claudia (Ampuria-Gerona) y Claudio Baello en las proximidades de Zahara de los Atunes (Cádiz).
Una soberbia exposición de productos en salazón, se pueden ver en el siguiente collage. Me extrañó ver una lata con anchoas en salazón, habitualmente no las suelo encontrar en los mercados, a no ser en La Escala (Gerona), Santoña (Santander) y Bermeo (Vizcaya).
Para mi estas que ofrecía este establecimiento me parecieron que estaban muy secas, hubiese comprado para probarlas, pero andando de viaje no pudo ser.
De la sección de pescado pasé a la de frutas, que también estaba bien surtida con toda clase de verduras y frutas, inclusive encontréunos espárragos que lucían muy bien, pero al no estar de temporada, debían de ser del Perú. 
Por último pasé por el primer piso donde se vendían carnes, volátiles, chacinerías etc. En esta sección no encontré nada de particular y es muy similar a la sección de carnes de otros mercados.
La verdad que me quede gratamente sorprendido por la calidad y cantidad de productos que se ofertan en este mercado central, por la cantidad de compradores y la buena ubicación de este mercado. Entrada posterior al mercado central.
A la hora de la cita, Viena estuvo con puntualidad británica, venía acompañada de su hija pequeña, un encanto, educada, (yo doy mucho valor a la buena educación), comunicativa, sin cortarse lo más mínimo en contestar cuando algo se le preguntaba, hay que tener en cuenta que tiene 12 años y estaba hablando con un desconocido prácticamente.
Bueno la Anfitriona tenía preparada una vista al Marq (Museo de arqueología).
A parte del museo con sus salas permanentes, en esta ocasión había una muestra del Ermitage, museo que conserva entre sus fondos la colección arqueológica más importante del mudo.
Este museo a dejada medio millar de piezas para ser exhibidas por primera vez en España.
En la entrada del museo nos encontramos con Laura y Pedro.
Para él que visite Alicante es una buena ocasión para visitar este museo, creo que no quedará defraudado.
Una pequeña muestra en estos dos collages de lo que vi y pude fotografiar.
Terminada la visita sobre las 13-30 nos dirigimos a la cafetería del museo a tomar una tapa e hidratarnos un poco.
Viena tenía programado ir a recoger al aeropuerto a Josephine, de DeliKat Esssences, fui con ella y su hija y nos despedimos de Laura y Pedro, para volver a re-encontrarnos sobre las 6  de la tarde para ir a una Tetería.
El avión que traía a Josephine desde Sevilla, llego a la hora, una vez nos reconocimos mutuamente, ya que para todos era el primer contacto que teníamos y como eran algo pasadas las tres, nuestra anfitriona tenía decidido que comiéramos en su casa y así tranquilamente esperar a otros que se reunirían con nosotros allí.
Sobre la hora programada llego Sorokin que venía de Bruselas, es el responsable de lo que aparece en su blog llamado "Diario de un aburrido", él de aburrido no tiene nada. Me dio la sensación que es bastante socarrón y  con un grado filosófico para entender la vida, claro que esta apreciación es después de pasar con él algunas horas y tal vez no sea correcta mi evaluación.
Una vez llegaron a la casa, Alejandra, una mujer atlética, simpática, activa, etc. que junto con Laura y Pedro, formamos el grupo que dentro de un monovolumen o “forguneta” como algunos las llaman, nos dirigimos a un lugar paradisiaco en la mitad de un secarral o también podíamos decir en la mitad de la nada, para disfrutar de la paz y quietud, en un ambiente que, yo al menos ni me lo imaginaba que fuera así. Tal vez exagere un poco al llamar a la zona “secarral” ya que hay algunos huertos de Naranjos y algún que otro parche verde.
El lugar es una tetería sita entre los municipios de Crevillente y Albatera, difícil de llegar, la experta conductora Alejandra junto con Viena que ya habían estado varias veces, dudaron a la hora de abocar al último tramo de camino para llegar a la tetería.
Una vez que llegamos a la cancela de la finca, esta se encuentra candada y hay que llamar para que te abran y autoricen la entrada.
Una vez dentro, nadie te molesta y puedes andar por todo el recinto a tus anchas.    
Esta casa morisca no deja de sorprenderle a uno cada paso que da por sus instalaciones.
Lo primero que llama la atención es la exuberancia de sus jardines, con dédalos de caminos para vagabundear por su variada flora y con suerte se puede ver algún que otro pavo real.
Se ve que en la finca tienen abundante agua y se pueden ver canales y conducciones de agua para que esta llegue a todos los lados.
En definitiva han creado un microclima de naturaleza salvaje.
En el exterior y entre la floresta se pueden encontrar rincones alfombrados, con cojines, puffs, mesitas pequeñas etc. No encontrareis uno o dos, hay un montón como para que el grupo que los utilice se encuentre tranquilo y relajado.
Como veis los rinconcitos y el buen gusto, está por todas partes.
Si uno se sorprende en el exterior, que decir cuando uno se adentra en los laberínticos pasillos y huecos que hay por doquier.
Todos, o la mayoría están decorados con objetos árabes, unos más antiguos que otros, hay de todo, pero con bastante gusto, aunque en algunos casos me resulto algo sobrecargada la decoaración.
En los tres siguientes collages podéis apreciar la belleza de esta casa morisca.
Mirando y remirando la construcción, me daba la sensación que había habido ampliaciones del edificio original.
Al propietario, o al menos lo tome como tal, le pregunte sobre el edificio, etc. etc. Me dijo que él provenía del Sacromonte Granadino y que comenzó este proyecto hace 30 años y que cada año va añadiendo algo nuevo. 
Por último, en la parte de una “balconada” estaba una Jaima que como se puede apreciar es un buen lugar para pasar un rato.
Esta casa morisca es un lugar donde el reloj se detiene y pasa el tiempo sin que uno se dé cuenta, la música ambiental muy tenue y agradable.
Como cierre a estos comentarios he de decirles que tomamos un té, unas horchatas (de muy buena factura), hubo quien tomo un granizado y unas galletitas. No pedimos nada de comer, que también sirven, pero pensando en la cena, nos frenamos.
Por último he de decirles que todo ello por 7 euros per cápita, excelente relación calidad/precio.
Este lugar debía de ser visita obligada y constar en todas las guías turísticas, (tal vez esté), pero como he dicho al principio hay que asesorarse bien del camino a seguir si no quieren perderse, aunque al final con más o menos vueltas siempre se llega.
Ah¡ una cosa curiosa, se me olvidaba, el pago se hace a la salida, donde como he dicho al principio, la cancela está candada y hay que llamar al empleado que a la vez de cobrarte te facilita la salida.
Terminada esta visita nos fuimos a cenar a San Juan, al restaurante Villa Antonia. El restaurante está en una casa señorial de la huerta alicantina del final del XIX.
La cocina es buena, al menos los platos que nos presentaron estaban bien oficiados, yo tome unos calamares a la plancha que estaban muy buenos.
La relación precio/calidad de aceptable a bueno, la verdad que para ser lugar turístico como es Alicante y su provincia, no encontré los precios altos, claro que los residentes tal vez los encuentren caros.
Terminamos el viernes con esta cena y ya quedamos todos en casa de Viena para el Sábado, hora de llegada de las 10 en adelante, los asistentes a esta comida y procedentes de las provincias limítrofes irían llegando poco a poco.
Mi intención fue llegar a las 10 H. pero debido a que me perdí, estuve dando vueltas por el pueblo donde reside Viena y ni que fuera Nueva York (que por cierto nunca me he perdido en NY), estuve dando vueltas y más vueltas, hasta que decidí pedir ayuda, llamada a Viena y en un par de llamadas tome el camino correcto, total llegue a la 10-30.
El maestro asador, argentino, Leo ya estaba con el fuego en marcha para su asado y la pieza de carne colocada en la “cruz” y haciéndose lentamente. Con decirles que a las 9-30 comenzó y degustamos un perfecto asado entre la dos y las tres, más o menos.
Aquí le vemos a Leo arrimando su asado a la mesa donde todos ya estábamos esperando esta gollería salida de las manos expertas de este maestro de los asados.
Mientras en la cocina se trabajaba con celeridad dando los últimos toques y/o rematando platos por la anfitriona. Esta fue asistida por Laura y algún otro, así que yo poco ayudé.
En este collage podemos ver unas empanadas (no empanadillas como las llamaríamos, al menos yo) criollas, que fueron horneadas en el horno de leña que se ve en el collage.
Qué maravilla de preparación, a pesar de que este horno no tiene más que el nombre genérico de “horno de arcilla”, que bien horneó las empanadas este horno expósito, digo esto porque el horno que Viena tiene en la cocina se llama Alfredo, así que Viena tendría que pensar un nombre para este horno tradicional.
La textura de las empanadas, el saborcito a leña que dio el horno y el relleno unas de soja texturizada con sofrito de verduras con toque de curry y comino, para que Carlos, vegetariano convencido y leal con sus principios tuviera también algo que echarse al coleto. La otra empanada era de carne picada especiada.
Conforme iba pasando la mañana fueron haciendo acto de presencia el resto de asistentes, llegaron Lola, de Lola en la cocina con su marido Pedro, El Oteador de Mercados, del blog La cuchara Curiosa vino acompañado de su mujer Isabel, Claudia del blog Las mil y una tarta, hizo su entrada escoltada por dos amigos y por último cito, aunque creo que no fue el último en llegar, a Carlos del blog Vegetal..... y tal, vino acompañado por Alicia su señora.
Aquí metí la pata, cuando saludé a Carlos, tal vez le parecería un poco frío mi saludo, pero la verdad no me di cuenta de quien se trataba y que le conocía, además creo que hemos congeniado perfectamente desde nuestro primer encuentro en Granada el año pasado, pero la verdad Carlos, soy un fisonomista pésimo y encima habías cambiado algo el look , pero no es una excusa ya que no tengo remedio a la hora de recordar caras, así que te pido comprensión para una persona con cierta edad.
Bueno continuemos con las cosas que se fueron cocinando y catando, que digo catando, comiendo como si no hubiésemos comido en días.
Para el aperitivo se sacaron un hummus ligero y un dip de aguacate y albahaca, aportación del amigo Carlos, con acompañamiento de unos palitos realizados con la misma masa con la que se realizaron las empanadas. Los palitos en el centro del collage,  los dips de aguacate en la foto superior derecha con el hummus.
En la parte superior izquierda chacinas y queso  de mi humilde producción, abajo izquierda unas empanadas que han salido de las expertas manos de Viena y en la derecha abajo un plato con salazones alicantinos, de buena ejecución, como no podía ser menos en una tierra milenaria en el oficiamiento de estos productos.
No saqué la correspondiente foto a una corona de un pastel de berenjena oficiado por Viena, excelente.
Este picoteo fue acompañado con cervezas de mi producción casera, las clases que oferté a la concurrencia fueron: Una Eco-Cerveza Special Lager, (Esta cerveza ha sido fabricada partiendo de cebada, la cual la he germinado y tostado para hacer la malta, he utilizado lúpulo de Mendiguren, recolectado y secado por mi, la fermentación ha sido baja al tratarse de una cerveza Lager, Alcohol 4,5% Color 8/12 EBC, Amargor 30EBC y fue iniciada su fabricación el 10-2-11 y embotellada el 27-2-11). Parece ser que fue la que más gustó
Otra cerveza fue de Trigo, embotellada el 5 de mayo del 2011, en esta cerveza me falló la 2ª fermentación en botella, se puede tomar, pero no tiene “chispa”
La tercera clase fue, una cerveza tipo Abadía de 8º %, fue la cerveza más joven que presenté, mejorará con un par de meses más ya que la embotelle el 28-6-11
Una cuarta fue tipo Bitter Inglesa fabricada en febrero del 2011, con 4 % de alcohol y 38 EBU de amargor.
La quinta una cerveza realizada con malta base Pale y algo de Munich, lúpulo Cascade, fabricada a principios de este año.
Y por último una tipo guinness fabricada a primeros de este año.
El asado cuyo comentario lo he hecho al principio apareció cuando habíamos dado cuenta de los anteriores bocados, que en su conjunto casi representaban una comida, una vez dimos cuenta del suculento asado, que fue acompañado por un tinto de Jumilla, 100% uva monastrel, denominado Clio y lo produce la bodega El Nido , hizo aparición la paella de verduras, que la podéis ver en el collage, en cuatro fases de su preparación.
La oficiante fue Viena, que ejecutó con manos expertas y la dejo en su punto, hizo para 30, pero algo sobró, lo que no quiere decir que no estuviese bien, sino empezábamos a notar la excesiva ingesta de otros preparados. Se sirvió al alimón vino blanco de las Rias Baixas de nombre Paco  & Lola de la Soc. Coop. Vitivinicola Arousana, para el que quiso.
Todos los asistentes a la comida ya reseñados, más unos argentinos cuyos nombres no recuerdo ya estábamos pidiendo tiempo, cuando se oye desde la cocina, ¡cuando la mesa esté recogida harán acto de presencia los postres!.
Y total casi na¡
Unos cupcakes, morenitos (especialidad de la casa) y chocolatinas con nueces, pero no piensen que esto ya es todo, no, no y no.
Siguieron unas Pellas, arriba a la derecha, galletitas de crema y chocolate, arriba centro, higos rellenos de queso mascarpone y pistacho, bañados con chocolate, centro izquierda, Tarta Bakewell de frambuesa, aportada por Lolah, centro centro, Alfajores aportados por Claudia, centro derecha, Briquetas de amaranto con pasas y miel, aportadas por el que escribe estas líneas, Tarta helada de chocolate blanco y peras al pippermint sobre crema de naranja.
Creo que no me he dejado nada, cuando no pongo quien ha aportado el postre es debido que pertenecen a la señora de la casa.
Por si alguien se quedó como que necesitaba algo más, como para rellenar huecos se sirvió un sorbete de higos chumbos después del café o mate, según las apetencias de cada uno.
La sobremesa estuvo acompañada por unas bebidas preparadas por Viena que eran de higos chumbos, limón o chocolate. Como no hice fotografía la he tomado prestada esta a Carlos de Vegetal..... y tal, ya te la devolveré Carlos.
Toda la ingesta de las viandas descritas anteriormente fueron degustadas en el jardín que tiene la casa, la sombra nos la proporcionó un gran pino y un árbol de grandes hojas, la verdad que el ambiente era muy agradable, no sentí calor en ningún momento.
Para terminar no me queda más que agradecer a Viena la invitación que me cursó en su día y hasta último momento no pude confirmar mí asistencia ya que estaba pendiente de cuando mi hija iba a celebrar el quinto cumpleaños de Chispita, menos mal que lo retrasó y pude asistir.
Viena es la perfecta anfitriona, a estas alturas no voy a resaltar sus cualidades coquinarias que por todos son bien conocidas.
Lo pasamos como se suele decir de cine, pero de película buena, no equivocarse. Todos los asistentes hicieron posible que este evento gastronómico se desarrollara perfectamente en armonía y buena confraternización.
Viena ha puesto el listón tan alto que se podrá emular pero no sobrepasar.
Gracias Viena por haber hecho posible este encuentro, en el que ha habido mucho trabajo anterior al sábado para que todo saliera como salió.
Cuando me despedí, me fui con pena de su casa y ahora el cerrar este reportaje me está dando pena. Pero hay que cortar y corto.

Nota:
Si a alguien no he nombrado por favor que me lo diga, para efectuar la correspondiente rectificación.
Lo mismo digo si he atribuido un preparado a la persona equivocada.
Las recetas de lo que se degusto están en los respectivos blogs de los diferentes oficiantes, tal vez falte alguna, si interesan a alguien y no la encuentra, ponerse en contacto con el bloguero corresponiente y os la dará.

18 comentarios:

Begoña dijo...

!!!Qué envidia me habéis dado!!!!
Ha sido un encuentro impresionante, me alegro de que lo pasarais tan bien.
Un saludo, Begoña

Carlos Egea García dijo...

Perfecta y más completa narración de lo acaecido por Alicante.
¡Qué bien lo pasamos!
No tienes porque pedirme disculpas. Yo soy peor de memoria y, además, siempre ando despistando con mis cambios de look (la coleta me la corté en marzo y eso hace que muchos se despisten).
Para que tengas la referencia, el tinto jumillano (100% uva monastrel) se llama Clio y es de las Bodegas El Nido. El blanco era un Rias Baixas (100% uva albariño) denominado Paco & Lola, de la Soc. Coop. Vitivinicola Arousana.
Como bien dices, otros trataremos de emular a Viena, que superarla está casi imposible.
A ver programamos otro encuentro pronto.
Un abrazo.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Claudia dijo...

Una narración perfecta, me has hecho vivir el día previo en el cual no pude estar, tienes toda la razón lo pasamos increíblemente bien, yo estoy fascinada. A nosotros nos pasó lo mismo, no queríamos volver. La cerveza estaba espectaulcar, te felicito, fue un placer conocerte en persona y ojalá volvamos a coincidir en otro encuentro.
Un beso.
Claudia

Viena dijo...

Madre mia Apicius, qué relato nos ha hecho con todo detalle, lo he revivido con tanta emoción que me pasa como a usted, me dio una pena increible que se fueran y desde entonces no hago otra cosa que pensar en aquel gesto, en aquel detalle, en lo que hicimos, dijimos, en todo. Lo pasamos muy bien y me sentí feliz de tenerles en mi casa. Fue una experiencia conocerle, verlo "en acción" con su delantal preparando los embutidos, el queso, que es el mejor queso que he probado nunca, las cervezas artesanales, es usted un artista, es usted una experiencia.
Le agradezco de corazón que viniera y esta crónica tan entrañable. Nunca olvidaré este día que pasamos juntos, pero de verdad espero que no sea el único.
Un gran abrazo.

Lolah dijo...

Una crónica magnífica de un día inolvidable, aparte de lo muchísimo y buenísimo que comimos, lo mejor fué disfrutar de la hospitalidad de Viena y de la compañía y el buen humor de todos los asistentes.
Espero que estos encuentros se repitan!
Saludos.

Kako dijo...

Apicius, que encuentro más maravilloso!, yo estoy segura que esto es para no olvidarlo nunca.
Vivieron unos dias encantadores y bueno, los que llegaron el sábado una tarde de cine.
Las visitas que les hizo Viena me parecieron fabulosas, me encantó la tetería, se ve mágica.
En general todo perfecto, a excepeción del internet del hotel :), WI-FI hay en todos lados!
Apicius, gracias por compartir estas vivencias tan lindas, para mi sería todo un honor contar alguna vez con su precensia, pero ni siquiera sé donde vive, me podría decir la ciudad?, mire que suelo ir por España.

La comida fué de escándalo, ni en la mejor familia, que lujo! y esas cervezas hechas por ud. mi marido alucinaría, es su sueño.

Un abrazo, ha sido todo un agrado leer el relato.

Sorokin dijo...

¡Qué reportaje, Apicius! Imposible hacerlo mejor. Como ya hemos dicho todos, la hospitalidad, la dedicación de Viena, su calor humano, sus dulces, su paella, sus licores fueron fabulosos, pero... la contribución Apiciónica (¿se dice así? permítaseme el neologismo) fué otra pieza clave en la reunión: cerveza, queso, embutidos... una maravilla. Fue un placer conocerle.

Apicius dijo...

Gracias a todos por visitar y leer este reportaje de la reunión que tuvimos en Alicante en casa de Viena.
La verdad que lo pasamos muy bien y me alegré mucho de volver a ver a los que ya conocía y de conocer a nuevos blogueros.

Carlos ya he realizado la inclusión de los vinos en el reportaje.

Kako, en el perfil pone mi lugar de residencia, Vitoria-Gasteiz. ¿No se ve a la derecha casi arriba del todo?

Sorokin, el neologismo que utiliza me ha hecho gracia, pero tal vez sea acertado.

Reitero el placer que he tenido de conocer a nuevos blogueros de primera y volver a saludar a los conocidos.

Viena mi agradecimiento perenne por su buen hacer y por tratarnos como nos trató en su castillo (dicho ingles Mi Casa es mi castillo).

Gracias a todos por el feliz día que pasamos juntos.
Saludos

Delikat Essences dijo...

Completísima crónica Apicius, fue un placer conocerle y ver no solo como disfruta de la gastronomía, sino también todo lo que aporta a ella. Un saludo.

Nota: el nombre correcto es Delikat Essences, por si pudiera corregirlo ;-) (la cosa no es sencilla)

Apicius dijo...

Gracias por sus palabras Delikat Essences.
Corrección efectuada, perdón por el desliz.
Saludos

Laurita dijo...

Apicius, gracias por su crónica. Si es difícil de superar a la anfitriona del evento, también es difícil de superar su crónica con tanto detalle. He disfrutado mucho leyéndole. Fue tal y como explica, todo en armonía, y mucha mucha comida.

Su aportación culinaria fue excepcional con las cervezas, queso y embutidos caseros, y sobre todo, con la sabiduría que usted desprende.

Besos y espero vernos de nuevo.

Apicius dijo...

Gracias Laurita por ser tan benévola con mis escritos.
Ciertamente que lo pasamos muy bien y comimos mejor, pero lo importante fue la compañía y el buen "rollo" que hubo durante el evento.
Saludos

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Buenos días Apicius, ya he visto lo de la tetería, es una pasada, debe parecer que uno entra en otra dimensión al cruzar esa puerta.
El Mercado Central de Valencia me encanta, siempre que voy intento ir.
Saludos.

Apicius dijo...

Gracias Cocinera de Betulo por la visita y comentario.
El Mercado que visité fue el de Alicante, aunque el de Valencia, que también conozco, es magnífico.
Saludos

Kako dijo...

Claro que se ve Apicius, lo que pasa es que soy una acelerada.
Saludos.

Sebastián Damunt dijo...

Amigo Apicius:

En el 2006 , ya casi con setenta años –o quizá precisamente por eso- se me ocurrió abrir un blog en el periódico La Verdad, y, el único tema del que tenía alguna base, si exceptuamos toda una vida trabajando en hostelería, era los libros de cocina –heredados de mi padre- y a eso dediqué la bitácora.

Al poco tiempo de mi iniciación y, intentando ver y aprender, aterrice en sus blogs, y quedé maravillado. Verdaderamente asombrado con estupendas recetas, historias y las reseñas de importantes libros de cocina. Era de los primeros sitios que visitaba y quedé asombrado del alto nivel de lo que se me ofrecía.

A lo largo de los años y hasta fechas recientes, he visitado –esporádicamente- sus blogs, y considerándole como un académico del tema, al que no podía, dado mi poco fondo, acercarme.

El azar quiso también que descubriera el blog de Viena y, poco a poco, me fui dando cuenta que era también un personaje de muy alto nivel y se inició una comunicación simpática, agradable y, por que no, entrañable. Y es precisamente a través de Sabores de Viena que he descubierto que su personalidad, amigo Apicius, no es tan cerrada como imaginaba, y que de tras del académico, hay una persona extraordinaria que me asombra y admiro.

Un saludo,

Sebastián Damunt

Apicius dijo...

Gracias Sebastian Damut por sus agradables y cariñosas palabras.
Lo mio, es una pasión por la gastronomía desde que tuve uso de razón.
Mi derroteros laborales nada han tenido que ver con los fogones o la hostelería, por lo tanto, no tenia tiempo de practicar, pero si de documentarme y comprar libros sobre el tema, tengo 1500 libros y una vez retirado dedico a la pasión que no la he podido atender durante mi vida.
Sus blogs no los conocía, la verdad es que no suelo visitar muchos, por falta de tiempo, pero una vez ojeados, tenga por seguro que los visitaré y trataré de aprender bastantes cosas de ellos. Me he hecho seguidor de los mismos.
Viena es una gran mujer y muy enterada en temas gastronómicos, todos sus escritos están bien cuidados y documentados.
Que pase un buen domingo.
Saludos

Apicius dijo...

Siento Sebastian Damunt que su apellido no lo he escrito correctamente en el anterior comentario.