lunes, 14 de septiembre de 2009

III Encuentro Cívico Alimentario en Abetxuko-Vitoria, Desgustación Popular de una Panaché realizada por Slow Food Araba-Álava

Ayer Domingo 13 de Septiembre se celebró en el Barrio de Abetxuko el III Encuentro Cívico Alimentario.
Abetxuko celebra 50 años de una identidad construida en el límite de la ciudad y el campo, 50 años de acción colectiva para crear un barrio comprometido con su entorno, en parte urbano y en parte rural.
En este III Encuentro Cívico Alimentario, sumamos a esta celebración la alimentación, para acercar propuestas de cuidado del entorno, mediante la producción y el consumo de alimentos locales, de temporada y ecológicos.
Un encuentro donde los productos de la agricultura y ganadería locales, el comercio justo, el teatro, la gastronomía, los talleres de semillas e incluso el deporte, se dará cita en este nuevo intento de fomentar en nuestra ciudad una alimentación local más sostenible y un consumo más consciente y responsable.
Los organizadores del evento: Zadorra, Slow Food, UAGA y 1959/2009 50 Años Abetxuko Ciudadanos de Vitoria-Gasteiz.
Colaboradores: Consume con sentido, Bakea eta Elkartasuna, Euskadi Fundazioa CC.OO., Mugarik Gabe, SETEM Hego Haizea, Medicus Mundi y CEA Centro de estudios ambientales.
Patrocinan: Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, IDF y Obra Social Caja Vital.
Como el programa que se ofrecía era amplio este evento lo voy a desglosar en varios reportajes, todos ellos alrededor del alimento.



Miembros de Slow Food que íbamos a cooperar en una degustación popular y en un laboratorio del gusto estábamos a la hora programada listos para comenzar con las tareas asignadas a cada uno.
Después de montada la carpa, comenzamos a preparar las verduras, en dos líneas de trabajo, pelando patatas, cortando pimientos tanto rojos como verdes, calabacín, berenjena, tomates, calabaza y ajos,
 calabaza
 y ajos, productos que iban a formar parte de una “Panaché”.
 Mientras todos nos afanábamos en la limpieza y corte de laserduras, Ángel lo hacia pasando por la sartén unos cortes de secreto que nos servirían para el almuerzo.
 Una de las dos cazuelas que se iban a utilizar, para preparar unas 500 raciones, poco a poco se iba cargando con los diferentes ingredientes.
 El manejo de estos preparados y para ello hay que disponer de una gran paleta, (remo de una pequeña embarcación), para poder revolver y que nada se pegue o queme en el fondo de la cazuela. Operación que la realizaba el Presidente de Slow Food Araba-Álava. Ángel pendiente de su fritura.
 Una vez sofritos los vegetales, había que adicionar un poco de agua, no mucha ya que las verduras la tiene, pero esta operación hubo que hacerla con manguera.
 La Panaché ya estaba en marcha y pudimos hacer un pequeño paren para tomar el almuerzo,
 El panaché ya estaba listo para las 12-30 en que estaba anunciado su distribución, por lo tanto el personal de Slow Food listos para empezar con la distribución totalmente gratuita.
 Un poco de música venia bien para hacer más amena la espera en la cola para ser servido con una ración de Panaché y trozo de pan. No tengo que decir que tanto las verduras como el pan eran ecológicos, las verduras cultivadas en el entorno.
 En esta instantánea ya podemos ver al personal que una vez servido se sentaba en los bancos que había en el entorno o en el césped y degustaba la preparación. Se sirvieron 427 raciones.
El Panaché fue muy alabado, por todos los que contacté, tanto particulares como profesionales de la hostelería.