miércoles, 3 de febrero de 2010

Slow Food con Motivo del día de San Blas realiza un Taller de cocina infantil en el Colegio Ibaiondo

El día de San Blas es tradicional el realizar rosquillas y luego llevarlas a bendecir. Con este motivo y dentro de las actividades que tiene programadas Slow Food Convivium Araba-Alaba ha realizado un taller de cocina con alumnos de 6 a 12 años del colegio de Ibaiondo.
Con estos talleres se intenta que los niños tomen contacto con productos de calidad y su manipulación en la cocina y desde pequeños se vayan acostumbrando a comer productos sanos, buenos, de buen gusto y que se pueden hacer en casa perfectamente sin tener que recurrir a la dulcería industrial.
El taller estuvo dirigido por Maite González, cocinera amateur de Slow Food y Luís Plágaro, cocinero profesional y miembro de Slow Food.
En las dos instantáneas que siguen podemos ver a ambos cocineros con un grupo de niños a los que están dando información, sobre los ingredientes a utilizar y la procedencia de cada uno de ellos.


Como se ve los niños atienden con interés.
 Aquí ya los niños comienzan a participar en la preparación de la masa de las rosquillas con las cantidades correspondientes de cada ingrediente.
Todos fueron pasando y colaborando en la preparación de las rosquillas.
  Luís Plágaro dando alguna instrucción en el manejo del tenedor para batir los huevos.
 Aquí podemos ver a dos alumnos comprobando que la masa esta en su punto para poder empezar la formación de las rosquillas.
Poco a poco se van modelando las rosquillas.
 Llega la hora de la fritura, a los niños se les explico que esta labor es peligrosa y que NUNCA debían hacerlo sin la supervisión de los padres.
Algunas rosquillas ya fritas se pueden ver a la derecha de la imagen.
  Como lo anterior fue una demostración para un grupo de alumnos y el colegio tiene muchos alumnos, en la Sociedad Gastronómica Zapardiel el día anterior
 se hicieron más de 600 rosquillas
 Que una vez fritas se envasaron y fueron llevadas al Colegio para que todos los alumnos tuvieran su rosquilla de San Blas.
Fueron un par de horas en el Colegio Ibaiondo que pasamos y fueron muy agradables. Lo más importante los niños se portaron muy bien, fueron respetuosos y obedecían las instrucciones que se les íbamos dando, lo que indica que están recibiendo una buena preparación por parte del centro y por su puesto de sus padres.
Nos sentiremos satisfechos si fuimos capaces de transmitirles algo que les sirva para su futuro.