jueves, 15 de julio de 2010

Encuentro Agro-Gastronómico en Elburgo

El pasado día 13 en el municipio Alavés de Elburgo, tuvimos un encuentro agro-gastronómico “De la huerta a la mesa” organizado por la Fundación Zadorra y Slow Food convivium Araba-Álava
El marco elegido para este encuentro, ha sido el Municipio de Elburgo conocido entre otras cosas por su especial sensibilidad y cuidado hacia el medio ambiente y que tiene prevista la creación de un espacio para la Biodiversidad , “BIOLORTU” y ha sido parte importante con la relación mantenida con Gaspar Caballero de Segovia desde que en octubre de 2008 impartiera el primer Curso de creación de huerto ecológico con su Diseño de Parades en Crestall .
En esta ocasión ha sido invitado Joan Coll agricultor y cocinero del Restaurante con certificación ecológica Es Ginebró de Inca , socio de Slow Food Mallorca.
Así que lo primero que voy a poner es una breve semblanza de estas dos personas y posteriormente comentar lo que dijeron en la reunión.
Joan Coll,

carnicero de profesión por tradición familiar cambió de vida y de trabajo ya hace más de doce años y abrió Es Ginebró, un Restaurante vegetariano y ecológico en Inca,( Mallorca) .
El restaurante es el único reconocido con el sello CBPAE (Consejo Balear de producción agrícola ecológica) y es miembro de Slow Food Mallorca.
Joan, junto a su hija María y la indispensable colaboración de su mujer, Magdalena, que se encarga entre otras cosas de los postres, ofrece una cocina de temporada con platos tradicionales.
Pero quizás una de las cuestiones que más ha diferenciado y revalorizado su trabajo es el hecho de que él mismo cultiva los productos que luego lleva a la mesa aplicando el Método Gaspar Caballero de Segovia en su finca Ses Margades des Ginebró, en verano consigue abastecerse al cien por cien de su huerto utilizando siempre que puede variedades autóctonas.Realiza además cursos de cocina que tienen una gran acogida y ha recibido recientemente varios reconocimientos y quedan aún más proyectos para continuar cocinando en la cabeza de este hombre hortelano, cocinero y repartidor de salud.

Gaspar Caballero de Segovia, ya es más conocido por varios contactos que hemos tenido con anterioridad.Nace en Petra, Mallorca, 1946, siendo inicialmente músico, se interesa por la agricultura ecológica por motivos de salud.
En el año 1978, en la finca de Son Palou Vell (Sencelles) tuvo los primeros contactos con la agricultura ecológica.
En el año 1980, en la finca de Sa Feixeta en Costitx, inicia los primeros ensayos con el método que más tarde llevará su nombre. El resultado positivo de esta experiencia le llevará a perfeccionar y difundir el método. La primera exposición pública se lleva a cabo en el año 1991 en el primer curso de agricultura ecológica organizado por la Unión de Payeses de Mallorca.
Después imparte cursos en la escuela de verano de Mallorca, en el año 1992; en las escuelas de Sant Llorenç, Son Carrió, Es Liceu, Algaida y Rafal Vell; cursos de formación para el profesorado (Asociación Educativa de las Islas, CEP, de Palma de Mallorca, Escuela de Formación Medios Didácticos), de formación ocupacional (Joan XXIII de Inca, CODEFOC, INEM), cursos de formación a los payeses y cursos abiertos en la Universidad de las Islas Baleares; conferencias tanto en Mallorca como el la península y en Cuba...
Ha sido cofundador y presidente del Grupo de Agricultura Ecológica (GAE) y de la Asociación para el Fomento de la Agricultura Ecológica (AFAE) de la cual ocupa el cargo de secretario desde el año 1993.
Actualmente junto con sus hijos Sabina e Ignacio y su incansable mujer Celsa realizan innumerables talleres prácticos de Creación y mantenimiento de Huertos con el Método Gaspar Caballero tanto en suelo con el diseño Parades en Crestallo Pasteras( Mesas de cultivo para terrazas y balcones) en diferentes ámbitos; escolar , municipal y a particulares, así como otros proyectos y trabajos de asesoramiento.
Que buen sistema este de las pasteras, ya que el huerto lo tenemos en altura y personas mayores o con algún impedimento de movilidad pueden trabajar cómodamente y como no necesitan mucho espacio se pueden instalar en una terraza.Entré en el salón del Ayuntamiento de Elburgo, que tan amablemente lo proporcionó su alcaldesa Natividad López de Munaín, con unos minutos de retraso y no escuché las palabras que dirigió a la amplísima concurrencia para un acto de este tipo, más de 60 al final. Llegué tarde cosa rara en mi ya que soy extremadamente puntual y el motivo del retraso fue el tener que descargar el equipo en el Polideportivo de este municipio para el taller Sensorial que iba a tener lugar posteriormente.
Así que las primeras palabras que escuché fueron las del Presidente de la Asociación Zadorra Javier Chaves, comenzando con la filosofía de la asociación que no es otra que fomentar una alimentación y una agricultura sostenible en Vitoria-Gasteiz y su entorno, la idea básica es encontrar puntos de unión y conocimiento entre lo rural y lo urbano y nada mejor que unir la alimentación y la agricultura, buscando la unión entre productores, consumidores, alimentación, educación, etc.
Según dijo el Sr. Chaves, están inmersos en tres proyectos, que parecen pocos, pero que ocupan todo el tiempo de los miembros de la Fundación.
Una línea de actuación es el encuentro cívico alimentario que se ha llevado a cabo en tres ocasiones en colaboración con Slow Food, Uaga y de otras asociaciones que colaboran en estos eventos de aproximación de los productos ecológicos locales al gran público y sensibilizar a la sociedad en una alimentación más sostenible.
Otra de las líneas de actuación es el fomento de los Huertos Escolares, huertos urbanos. En esta actividad se conoció a Gaspar, porque su método pareció muy interesante y de fácil aplicación en comparación con otros, actualmente Gaspar esta ligado a un proyecto de asesoramiento a productores de la Llanada y Montaña Alavesa.
Estos Huertos están cuajando en la sociedad a tenor de las peticiones que esta teniendo la Fundación tanto del ámbito familiar, pedagógico y profesionales de la producción agrícola.
La tercera línea es el promocionar y estimular a los jóvenes escolares en la alimentación local y ecológica, con la preparación de una merienda por Slow Food con los productos que recolectan en sus huertos escolares.
Terminada la exposición del presidente de la Asociación Zadorra, pasó la palabra a Gaspar para que hiciese un resumen de lo que es su sistema de
Parades en Crestall y Pasteras.
Creo que sería una buena idea que el que esté leyendo estas líneas, visite estas dos webs, Paredes en crestall y Metode Gaspar Caballero de Segovia, se enterará y aprenderá muchas cosas.
Así que voy a ir transcribiendo en pinceladas lo que nos fue transmitiendo Gaspar.
Como ya ha quedo en su resumen biográfico, hace 30 años que comenzó en esto de la agricultura ecológica y nos manifestó que la primera oposición que tuvo fue la de los propios payeses de la zona, así que pensó que había que empezar por las escuelas, ya que serán en el futuro agricultores y consumidores.
Cuenta la experiencia inicial de los huertos escolares en Mallorca, que algunos alumnos eran hijos de agricultores y cuando estos niños llevaban a su casa alguna de las lechugas recolectadas, los padres quedaban impresionados comparándolas con las que él producía utilizando toda clase de venenos (abonos químicos) y empezaron los agricultores padres a interesarse por el método, la agricultura ecológica etc.etc.
Otro de los problemas que se encontró al principio, la poca producción y porque no decirlo el poco interés del público. Que hacer para animar al consumidor? Su respuesta fue sencilla, crear cursos de cocina en el que se viese la forma de preparar una comida ecológica, más sana y muy cuidadosa con el medio ambiente, ya que en este sistema de Gaspar no se utilizan abonos químicos, solamente compost natural que él usuario de su “huerta” lo produce dando a la tierra el mejor alimento, sencillo, económico y ecológico y le devolvemos parte de lo que, en algún momento, hemos obtenido de ella.
El público fue tomando contacto y aprendiendo y entonces empezó a solicitar productos ecológicos y se ha pasado del año 98 en que los productos ecológicos eran escasos a la actualidad que empieza haber variedad de productos ecológicos y se empiezan a cubrir las necesidades de los interesados en esta agricultura ecológica. Así que en pocos años se ha dado un gran paso, está hablando de Mallorca, pero esto se puede transpolar a nuestra ciudad, cuando comenzó el mercado ecológico de los Jueves y Sábados en el segundo piso de la plaza de Santa Bárbara, se llegaba y se hacia la compra de inmediato, éramos poco los clientes, ahora ya hay que guardar cola en muchas ocasiones.
Nos dio un repaso de los convenios y como se han involucrado las instituciones, diciendo que esta agradecido a la consejería de agricultura.
Nos mostró una imagen de Ibiza, con la ubicación de los 53 huertos y comentó que en Formetera hay 12.
Es curiosa el lema publicitario “Hoy lo + revolucionario es tener un huerto ecológico”. También el Cabildo de Tenerife, se ha sumado a esta corriente de Huertos Escolares.Nos mostró la imagen de la provincia de Álava, donde se puede ver como esta la situación actualmente, tanto en el ámbito particular, pedagógico y de los profesionales. Poco a poco se va avanzando.También nos habló del nuevo proyecto, ya realidad, un huerto en una azotea de esta escuela internacional.
El sistema Gaspar se puede instalar en, prácticamente, en cualquier superficie al aire libre.En este collage se pueden ver diferentes vistas de este nuevo huerto pedagógico en la azotea de la escuela internacional Agora de Palma de Mallorca.Como dijo y matizó Gaspar el sistema se va extendiendo poco a poco como una mancha de aceite.En la siguiente instantánea se puede ver una instalación en Salvatierra, ahora su nombre oficial es Legutiano. Creo que esta instalación particular esta en una residencia de mayores, como veis las pasteras están en alto y cómodas para el trabajo en ella por personas de avanzada edad.El huerto en casa es lo que propone este agricultor ecológico Gaspar Caballero de Segovia, que ha creado un sistema REVOLUCIONARIO para poder tener un “jardín” comestible en propia casa.
Su método, como ha quedado dicho al principio, llamado “Parades en Crestall”, es ecológico, sencillo y respetuoso al máximo con el medio ambiente. Como no se cansa de decir Gaspar “Es de fácil iniciación y mantenimiento, muy productivo y hermoso y se puede hacer en poco espacio” ya que se trata de trabajar la tierra sin productos químicos, con un bajo consumo de agua, el mínimo trabajo de siembra, sin necesidad de semillas genéticamente modificadas, No hace falta ser un experto, un lego en horticultura lo puede llevar a cabo en una terraza, un pequeño patio o incluso poniéndolo en algunas macetas, sus resultados espectaculares.
Los productos obtenidos con la horticultura ecológica, al contrario de lo que se piensa, no tienen porque ser productos pequeños, feos, raquíticos, roídos y picados por todo tipo de insectos y gasterópodos, sino todo lo contrario.Con el método Gaspar Caballero de Segovia "tiramos por tierra" esta idea y demostramos que se pueden obtener productos ecológicos del mismo tamaño y color, más sanos, más olorosos y sabrosos que los que se obtienen con la horticultura convencional.Terminada la excelente presentación de Gaspar, tomó la palabra el cocinero, eco agricultor, Joan Coll, está persona me dejo impactado por el humanismo y honradez que irradiaba tanto en su físico como en la brillante e impactante exposición que hizo. Comenzó dando las gracias a los que han organizado el evento y a los asistentes por la nutrida concurrencia, unas sesenta personas. Esta afluencia de personal le demuestra que tenemos un movimiento que sabe comer y sabe hacer las cosas.
Comenzó diciendo que habla mal el español y que le perdonásemos. La verdad que nada había que perdonar, ya que hablar bien o mal una lengua no afecta, lo que importa, al menos para mi, “la comunicación” y la verdad que esta fue fluida y sin ningún problema.
Este carnicero, con 30 años de profesión a sus espaldas, por tradición familiar como dijo, pero siempre con la idea que ser carnicero no era lo suyo y cambió de vida, pasando a dar vida como ha salido en algún articulo recientemente.
Todo el cambio comenzó por un problema de salud, aunque el cambio a la restauración no era cosa nueva para él, ya que la familia manejaba 3 restaurantes.
Pero el gusanillo de Joan era la restauración vegetariana y en el restaurante de Inca, puso una carta vegetariana, pero se dio cuenta enseguida que no podía haber en un restaurante conjuntamente la carta vegetariana y la convencional.
Los que son vegetarianos estrictos, tienen en cuenta estos matices, cosa que no pasa con los vegetarianos circunstanciales.
Contó una anécdota, tenia unos clientes extranjeros que le visitaban asiduamente, vegetarianos estrictos. Estaban sentados y ordenaron sus platos vegetarianos y todo había marchado bien hasta este día que coincidieron en el mismo momento con otros clientes que ordenaron carne. Estos clientes extranjeros, se levantaron sin terminar su comida, pagaron su cuenta y se fueron. Esto le hizo pensar a Joan y decidió suprimir la carta convencional y dedicar su restaurante a la cocina vegetariana 100%.
Dentro de su evolución, implantó también la norma que todos los productos a emplear en sus platos fuesen ecológicos.
Hace siete años, los clientes si sabían de la filosofía vegetariana pero la del ecologismo fallaba, ya que en un estudio de mercado encargado por Joan de 100 clientes solamente 2 sabían e interpretaban perfectamente lo que era la comida vegetariana ecológica.
Le aconsejaron que no pusiera la etiqueta de ecológico en su restaurante, pero él siguió con su idea, implantó el producto ecológico y como dijo, el primer año fue catastrófico, ya que el abastecimiento de estos productos era difícil, había que traerlo de fuera etc. etc.
Se tuvo que mover mucho por la isla para obtener los productos ecológicos, teniendo que ir a pequeños productores, etc, etc. invirtiendo mucho tiempo en ello.
Su siguiente embate, fue el auto producir todo lo que necesitaba en su restaurante, por supuesto en ecológico y utilizando el método Gaspar Caballero de Segovia.
Ya con todos los productos que utilizaba en su restaurante eran ecológicos, solicito el sello de Restaurante ecológicoes el único que ostenta este sello en toda Mallorca, explicándonos todas las inspecciones, muy estrictas, que tiene que pasar por lo que nadie se decide a pedir esta certificación. Él esta conforme con la rigurosidad que los inspectores hacen su trabajo.
La cocina de este restaurante, no puede ser de otra manera, es cocina de temporada, es muy variada día a día, ya que se realiza con los productos recolectados en su huerta ecológica diariamente.
Por supuesto se tiene que apoyar con algunos productos que no son de huerta, pero si ecológicos, como la pasta, el arroz (actualmente se produce en una pequeña finca de la Isla), el aceite también ahora ecológico de Mallorca, etc.
El pan inclusive se hace en la casa, por su mujer Magdalena con trigo de Mallorca, que se transforma en harina en un molino de piedra que con la colaboración de Joan lo ha puesto en marcha su propietario, después de años de estar inactivo.
Contó como se provee actualmente de harina ecológica de Mallorca. Primeramente utilizaba una harina de trigo ecológica que procedía de Italia, a un precio de un euro por kilo, como apuntó Joan, esta harina para llegar a Mallorca había realizado su contaminación durante el transporte y dentro de la honradez de este cocinero eco-agricultor no entraba este tipo de contaminación por un producto que tal vez se podía obtener en la Isla.
Después de investigar si había algún agricultor de trigo en ecológico, lo encontró y se puso en contacto con él. Este productor lo vendía como convencional a 10 céntimos de euro, Joan le prometió la compra de 5000 kilos (La mitad de la producción) de trigo ecológico, y no se lo iba a pagar a 10 céntimos de euro sino a 70 céntimos, ya de entrada el agricultor casi se desmaya y como argumenta Joan, yo le pago un precio justo y todavía no me sobrepasa el precio de 1 euro el kilo de harina que pagaba, después de añadirle los gastos del molino. Así que otro reto conseguido y a la vez colabora en la protección del agro balear y sin contaminaciones adicionales en el transporte o mínimas, ya que ese trigo en vez de viajar varios miles de kilómetros se reduce a menos de 50 kilómetros.
Como veis la honradez que he apuntado de Joan al principio es manifiesta en todas sus actuaciones.
Actualmente está en el proceso, creo que le entendí que ya lo tiene en marcha, la producción de pasta artesanal ecológica, así mismo en la Isla.
Joan es un ejemplo de persona laboriosa, el mismo lleva su huerto, recolecta sus verduras, las guisa y se sirven en su restaurante.
También dijo que estaba contento con los resultados económicos, a pesar que él no lo dijo, pero Internet es una gran ventana, sus menús no son caros y todos los comentarios de sus clientes que he leído son altamente satisfactorios.
Como veis la charla de este Eco-Agro Cocinero no tenia desperdicio y fue francamente muy interesante.
Joan en un momento de su disertación.Después tuvimos un animado coloquio que resulto muy enriquecedor ya que intervinieron cocineros, agricultores, profesores etc.
Pero aquí no termina la jornada todavía quedaban tres actos:
Vista a dos huertos particulares que siguen las directrices de los huertos de Gaspar, podéis apreciar la “producción” en este collage.Luego teníamos un taller de percepción sensorial que en Slow Food le llamamos Los Orígenes del gusto. En este taller lo primero que se visualiza es un video en el que se toma conciencia de lo que se va a realizar a continuación.
Luego de visionar el video a cada participante se le proporciona unos cascos por los que puede escuchar las diferentes instrucciones de los diferentes ejercicios y unas hojas de evaluación de los ejercicios. El primer ejercicio que se realiza es la identificación de los cinco sabores básicos, acido, amargo, dulce salado y umami, paro lo cual a cada participante se le dan 5 sorbos de unos preparados para que vaya identificado los diferentes sabores. Luego se le da a tomar otros tres sorbos para identificar la sensación en boca, a saber: Astringente, Fresco, picante.Lo siguiente era ordenar unas cartulinas donde el color va del más claro al mas oscuro.Dentro del sentido de la vista había que identificar en su orden el aspecto de un líquido, desde el aspecto limpio al Velado pasando por el turbio.Viene el test olfativo, para lo cual estaban preparados cinco contenedores, cada uno con un aroma diferente, entre los que teníamos, vainilla, canela, ajo, plátano y cebolla. Dos participantes realizando la prueba con interés.Luego vino la prueba del tacto, para lo cual en cada casilla de esta caja habia diferentes productos hortícolas, que había que evaluar su textura por palpación dactilar de su superficie, así que se podía encontrar la finura de fiel de una berenjena a la rugosidad de un aguacate o la vellosidad de un kivi.La prueba fue novedosa para todos los participantes, todos hicieron comentarios muy constructivos y el porcentaje de aciertos se puede decir que pasó del 90%.
Terminado todo lo programado en Elburgo, nos trasladamos al Mesón Erausquyn (Alegria de Alava), a pocos kilómetros de Elburgo, regentado por Rosa Ruiz Vidal y al frente de los fogones su hijo Juan Gil Ruiz donde degustaríamos cocina Mallorquina adaptada a los productos locales de la zona. Aquí vemos a los comensales, que en numero de 50 participamos en esta cena, tomando asiento.Se comenzó la cena con la lectura de una poesía de Antoni Santandreu Ripoll que fue editada en un libro conmemorativo que se hizo a la familia Coll.En primer lugar la versión original escrita en Mallorquí, seguido irá la traduccion al castellano.
NIT D’ESTIU
Vos recorda aquella Lliçó
que cantàvem a l’escola?:
“Los sentidos corporales son cinco:
vista, oído, olfato, gusto y tacto”

En aquesta plàcida nit vos convid
A la percepción sensorial
d’aquests sentits corporals,
que poden arrondonir
la benaurança del reunits.

Aixecau el cap al cel Blau!
I mirau els estels i le estrelles
que joioses juguen a escacs,
emplenant el gran univers
de somnis d’enamorats.

Silenci ! Escoltau !
El belar de les ovelles,
el grill que no atura,
el plany del muslo…
i la pau que ens il.lumina!

Unes flaires d’alegria
s’ensumen en aquest lloc.
Manduca feta amb amor
per la madona de la casa
i herbes aromàtiques a prop.

De bon grat ens delectam
degustant en companyia
els menjars preparats,
des de la coca de l’alegria,
al plat d’escabetx variat.

I del tacte, què hem de dir?
La besada, l’estreta de mans;
compartir i conversar,
qui vol la vida millorar?
Jo don el vot a l’amistat.
Lloseta, agost 2008

NOCHE DE VERANO
¿Recordáis aquella lección
Que cantábamos en la escuela?:
“Los sentidos corporales son cinco:
vista, oído, olfato, gusto y tacto”

En esta plácida noche os invito
a la percepción sensorial
de estos sentidos corporales,
Que pueden redondear
La bienaventuranza de los reunidos.

¡Levantad la cabeza al cielo azul!
Y mirad los cometas y las estrellas
qué dichosas juegan a jaques,
rellenando el gran universo
de sueños de enamorados.

¡Silencio! ¡Escuchad!
El balar de la ovejas,
El grillo que no para,
El llanto del mochuelo…
Y la paz que nos ilumina!

Unas fragancias de alegría
se huelen en este lugar.
Comida hecha con amor
por la señora de la casa
y hierbas aromáticas cerca.

De buen grado nos deleitamos
degustando en compañía
Las comidas preparadas,
desde la coca de la alegría,
al plato de escabeche variado.

Y el tacto, ¿qué tenemos que decir?
Besarse, estrecharse las manos;
Compartir y conversar,
¿quién quiere mejorar la vida?
Yo doy el voto a la amistad.

Luego el eco-agro cocinero nos expuso verbalmente el menú que íbamos a degustar comenzando por una ensalada, el típico trampó mallorquin , (ensalada de tomate, cebolla, pimiento y aliñado con sal, aceite de oliva virgen extra y un poco de albahaca). El otro plato, un tumbet mallorquin de calabcín, que en traducción libre dijo buñuelos de calabacín, no tengo nada que decir en cuanto a la traducción, aunque para mi más se parecía a un rotí de calabacín en vez de patatas. Ambos platos estaban excelentes, la ensalada delicada al no tener vinagre y la albahaca le daba personalidad. El buñuelo de calabacín meloso y agradable en bocaA continuación iba a servirse un salmorejo cordobés, que acompañado con un poco de de huevo cocido y jamón picado, una desviación del menú vegetariano, aunque creo que el jamón ibérico está dentro de los productos vegetarianos, por favor perdonarme los vegetarianos por este comentario jocoso que tal vez les pueda molestar. El salmorejo suave, sin estridencias en boca y muy refrescante, el día caluroso lo requería.
No he comentado que la cena la oficiaron al alimón Joan Coll y Juan Gil Ruiz, este plato y el que sigue salieron de las manos de este último.Luego vino una ensalada de verdel escabechado con pimiento asado. Plato muy ligero y el pescado en su punto.El último plato fue un plato que casi se había perdido en las Baleares y que Joan lo ha recuperado. Este plato tiene el nombre de Greixera y se trata de un estofado, de verduras con unas albóndigas de garbanzos, pero como se quería acercar los platos mallorquines a productos locales, en vez de garbanzos se ha utilizado en las albóndigas las muelas y la denominaron Greixera alavesa. El plato muy conjuntado y sabroso.Las muelas también llamadas almortas, titos, guijas o guijos son un alimento tradicional perdido y, como otras leguminosas de grano autóctonas, un alimento singular, diverso y versátil, que lo mismo servía para complementar la dieta cerealista de los animales que para preparar un cocido o un puré o comerlas en verde sobre la marcha en la misma tierra de cultivo.
Detalle de unos granos secos

 Y de la vaina en verde, sus granos en verde tienen el sabor y turgencia de los guisantes, bueno es el parecido que más me parece que se ajusta al de esta fabácea.
Entre este plato y el postre me lió Javier Chaves para que hablara un poco de las habas, ya que el plato también las llevaba en granos verdes y la historia del porque a los alaveses se les llama Babazorros, la verdad este apelativo que significa costal de habas según unos y comedores de habas según otros, yo creo, por lo que dicen las viejas crónicas, no se ajusta a la realidad de la época en que se acuño el sobre nombre en el siglo XII decían las crónicas "Don Diego Lope, señor de Vizcaya tubo entre sus huestes un valiente soldado que en Arbulo le llamaban babazorro porque alimentaba a su caballo con habas”
Por lo que he leído los alaveses no comían más ni menos habas que sus vecinos de las provincias limítrofes.
La exposición, ya le dije a Javier, que no era ni el momento, ni el lugar, ya que después de terminar el último plato y sirviendo el postre, el personal ya estaba más o menos alterado y por lo tanto mi relato no fue lo que hubiese querido que fuera.
El tema me está gustando y creo que en el Otoño/Invierno, voy a investigar en profundidad para ver y contrastar con las ordenanzas antiguas de ayuntamientos tanto alaveses como de otras provincias, crónicas de viajeros etc. etc. quienes comían y producían más habas.
Después de este paréntesis vino el postre de la casa que se trata de una terrina compuesta de dulce de manzana, crema de queso, queso de Idiazabal y nata.
Me agrada, una vez más, hacer una mención especial y agardecer al equipo de cocina del restaurante Erausquyn dirigido por Rosa Vidán, así como al servicio de sala.
La velada tocaba a su fin y solo restaban las despedidas y agradecer a estos dos mallorquines su labor y el buen trabajo que realizan para transmitir sus conocimientos e intentar mantener un planeta más limpio dentro de sus posibilidades.
Gracias a todos los que han participado en el buen desarrollo del evento.

10 comentarios:

afzrcoci dijo...

Buenos días caballero, me hubiera gustado ir pero hoy mismo me han dado el alta por una ciática que he sufrido,disfrute de este verano y espero verle este curso que viene,
Agur.

Viena dijo...

De nuevo una crónica excelente y muy interesante todo lo relativo al huerto ecológico. Yo tengo un pequeño huerto sin tratar, desde luego y muchos intentos en mi historia de ponerlo en marcha con algún método ecológico que funcione. Siguiendo el libro de Mariano Bueno y criterio pesonal, lo he intentado muchas veces, con más o menos resultados. Hago mi propio compost pero no acabo de pillarle el punto. Hace dos años fue cuando más resultados obtuve y fue justo con un diseño en crestall. El problema es que tengo animales, concretamente los cinco perros me pisotean el huerto y me dan muchos disgustos. Aún así, conseguí hermosos calabacines, zanahorias, ajos, verdura de hoja verde, unas divinas calabazas, berenjenas, pimientos, tomates... en fin, una buena variedad de cositas. Los problemas, no eran pocos. De un lado el trabajo que da, riego caro, a base de grifo, plagas de tijeretas y hormigas que no sabía cómo combatir sin agredir, en fin, los resultados, siendo los mejores, fue repartir la producción con los bichitos en una especie de "pacto entre caballeros". Este año no me he animado y estoy arrepentida, no hay mayor satisfacción (y salud)que comer los productos cultivados por uno mismo, pero tengo mucho trabajo y muchos frentes. Enseguida quiero ponerme en marcha de nuevo. Me ha parecido muy interesante por otra parte, y el caso es que ya lo conocía porque justo el colegio de mi hija tiene un ensayo de huerto así, el sistema con pasteras, pero no se me había ocurrido hasta ahora. Sería una buena solución para los perros y para reducir el trabajo que da un huerto tan silvestre como el mío. Actualmente tengo frutales solamente y un terreno acolchado bastante asalvajado, hierbas y demás, y para trabajarlo personalmente, cuesta mucho. En fin, todo esto es para decir que me ha interesado muchísimo el tema y que como crónica, me parece un excelente trabajo. Investigaré más a fondo esta propuesta de pasteras.
Apicius, muchas gracias y un abrazo.

Viena dijo...

Por alguna razón han aparecido tres comentarios repetidos en lugar de un solo comentario que he hecho, por eso he borrado los dos de exceso. Lo siento.

Apicius dijo...

Hola Viena:
El problema de las "plagas" en un huerto ecológico se combaten creándoles hábitats naturales a los invasores que les sean agradables y los prefieran. Por lo que voy viendo con plantas aromáticas, flores y algún seto se resuelve el problema, ya que por lo visto los animales están más a gusto y se les crea lugares para guarecerse.
En cuanto el riego, con el sistema de Gaspar, es fijo, con unas mangueras que descansan a lo largo del terreno y por sudoracíón riegan a las horas programadas y con muy poca cantidad de agua.
Para conocer mejor este sistema creo que es un buen punto de partida los enlaces que propongo.
Gracias por los halagos sobre el reportaje, pero conozco mis limitaciones escribiendo.
Saludos

Apicius dijo...

Viena a veces no se que les pasa a los ordenadores, o a que tecla le damos, que parece que tienen hipo.
No hay problema, ya no hay ni rastro de la repetición.
Saludos

Apicius dijo...

Hola Afzrcoci:
Te perdiste una buena reunión.
Me alegro que se te haya pasado la ciática, se lo que es en propias carnes y la verdad que molesta y limita mucho.
Seguro que nos veremos en próximo curso en algún evento que organicéis, ya sabes que yo me apunto, lo malo es que muchas veces me entero cuando el evento ha pasado.
Gracias por la nota y sobre todo por leerme.
Saludos

Joserra dijo...

Gracias por estas actas tan completas que haces de iniciativas innovadoras

Apicius dijo...

Hola Joserra:
Hago lo que puedo, aunque todavía me quedan muchas cosas en el tintero.
Gracias por leerme.
Saludos

Nota:
El retraso en la contestación ha sido debido a un periodo de vacaciones que me he tomado.

Country girl dijo...

Preciosa crónica, señor Apicius. Conozco y practico el método de Gaspar y soy rendida admiradora. Como dice él "¿agricultura ecológica? No: lógica". Fertilicemos la tierra para que nos devuelva frutos sanos y nutritivos.
Ayer escuchaba en "la casa de la palabra" de Roge Blasco que Gaspar había estado por aquí invitado por la Fundación Zadorra y una vez más me hubiera encantado escucharle y no pudo ser. Me hubiera gustado poder contactar con otras personas que practican este tipo de agricultura.
En fin... que ha sido una suerte que estuviera usted por allí para contárnoslo. Hace tiempo que confío en su criterio.
Un saludo

Apicius dijo...

Hola Country Girl:
Gracias por sus palabras y sobre todo por leerme.
Ayer le oí a Gaspar Caballero por la SER en programa local de Vitoria, en una entrevista, no tenia noticias que estaba por Vitoria en estas fechas, aunque tal vez la entrevista sea grabada.
Saludos