lunes, 12 de julio de 2010

Slow Food convivium Araba-Álava visita las instalaciones agro-ganaderas de Rituerto Turrado en Azaceta (Älava)

El 10 de Julio un pequeño grupo de Slow Food Convivium Araba-Álava visitó las instalaciones ganaderas y pastizales, así como las zonas dedicadas a la producción de cereal y forrajes de Rituerto Turrado en el pueblo de Azáceta (Álava).
Parte del grupo tomando fuerzas para iniciar el “trabajo” de campo.

El motivo de la visita, como siempre, nuestro interés de conocer y sobre todo aprender, de primera mano e in situ de cómo trabajan en una explotación ganadera-ecológica y conocer los problemas que se encuentran a la hora de comercializar sus productos, más en estos días que el agro alavés esta pasando por malos momentos debido a la globalización, la imposición de precios por grandes empresas agro-alimentarías que controlan el mercado mundial y están condenando a las explotaciones ganaderas y agrícolas de este tipo a la desaparición por falta de rentabilidad. Las dificultades se incrementan a su vez por el cierre de las instalaciones del matadero y servicios adicionales del matadero Zorroza. Como matadero ecológico ya no queda en Euskadi más que el matadero de Cestona (Guipúzcoa), con la incomodidad y perjuicios del transporte de los animales y porque no decirlo, el incremento de los precios a la hora de poner el producto a disposición del consumidor.
A nuestra llegada fuimos recibidos por la familia Rituerto, muy involucrados en el proyecto de producir carne ecológica, de ovino con una cabaña de 400 cabezas y caballar 50 cabezas, la de bovino la tiene en fase de transformación a producción ecológica, actualmente la cabaña de bovino la tiene en el monte y estabula los terneros para engorde.

Comenzamos la vista visitando el establo donde tiene estabulados los terneros para engorde, actividad que lleva un año y es un complemento a la economía familiar.En el establo de engorde de terneros, nos dio toda clase de explicaciones y detalles sobre las dificultades que tiene un productor de carne ecológica y el porque de esta diversificación con carne de vacuno en convencional.
Está convencido que en ecológico se debe diversificar y ser a la vez agricultor, para lo que dedica unas 100 hectáreas para la producción de piensos y forrajes ecológicos (cereal, hierba, habas, etc), para cerrar el ciclo de producción. Ensilan hierba, con alto contenido en proteínas, que proporcionará parte de la alimentación de su cabaña en las épocas del año, que los pastizales están cubiertos por la nieve y hay que llevarles a los animales alimento al monte.
Con esta práctica de ser él mismo el productor de los alimentos de sus animales tiene la garantía de la calidad del producto ecológico y se quita de encima la dependencia de las multinacionales que imponen precios y normas, estrangulan los mercados según sus intereses económicos etc. La publicidad en estos años pasados por parte de las grandes compañías “Tu dedícate a la producción de animales vende tu cereal, o no lo produzcas y ya te lo venderemos nosotros y te compraremos los animales”.
Este productor en ecológico es casi autosuficiente y es muy poco el forraje o piensos que tiene que comprar, durante la conversación dijo “que le gusta tener el control, a poder ser absoluto, de lo que comen sus animales”.La siguiente parada en nuestra visita fue la instalación que tiene para engorde de los potros, estos después de estar en completa libertad durante toda su vida, pasan por unas semanas, también con libertad de movimientos, pero en un espacio acotado, para que la carne de los equinos esté engrasada en su justo punto con la alimentación adicional de habas, cebada y avena ecológicas que reciben.
También en esta instalación, mantiene bajo cuidados veterinarios aquellos animales que encuentra heridos en las inspecciones diarias que realiza a su ganado.
Los problemas “ambientales” de la producción de animales en extensivo es el ataque que sufren sus ganados por buitres, antaño carroñeros, pero hoy en día y a falta de carroña atacan a los terneros y ovejas recién paridos. Otros animales heridos/muertos que han encontrado, sospechan que es el lobo el causante, pero sin poder probarlo. En la imagen Raúl Rituerto transmitiéndonos sus vivencias.Ya en pleno campo, más bien monte, nos movimos en un día caluroso a una altitud de 1000 metros aprox. En esta altitud se produce una hierba nutritiva que proporciona un peculiar engrasamiento y textura de las carnes de los animales que pastan por ellas.
Este ganadero/agricultor es el fabricante del compost que utiliza para abonar sus campos. La basura la apila “a pie de obra” donde fermenta y se descompone. Cada 15 días la tiene que voltear y triturar la basura, para que se vaya homogenizando. La maquina la pone a disposición SERGAL que agrupa a unos 30 agricultores que gestionan su compost. A los 45 días aproximadamente, dependiendo de la basura utilizada y de la climatología el compost estará listo para ser utilizado.
Con este compost, totalmente natural, abona sus campos y según nos dijo Raúl y Ángel, su padre, respetando el medio ambiente ya que no utilizan ningún fertilizante químico, que a corto plazo suelen dar mejores resultados, pero queman los terrenos y contaminan los acuíferos y son dañinos para el Medio Ambiente en general.El manejo de los animales lo realizan totalmente en extensivo permaneciendo la mayor parte del tiempo en total libertad por los prados y montes cercanos.
Esta circunstancia nos dificultó encontrar parte del ganado ya que la temperatura del día hizo que se protegieran en las zonas altas y frescas sombras del bosque.
El ganado ovino de raza Rasa, que lo tienen exclusivamente para la producción de carne ecológica, que la comercializa en establecimientos especializados como UAGALUR fue difícil de ver ya que estaba resguardándose de los fuertes calores en la zona boscosa y no acudieron a la llamada de los ganaderos.
Los caballos también resguardados entre los árboles, si hicieron caso a la llamada y aquí les podemos ver saliendo de entre los árboles con el garañón al frente. Una bonita estampa de este macho, de raza de Monte del País Vasco, es de menos alzada, pero de cuerpo robusto. Esta raza era muy apreciada como lo escribió En 1877 Ricardo Becerro de Bengoa en “El libro de Alava” dice entre otras “los caballos de Oquina, que son de corta talla pero superiores para el trabajo agrícola por su robustez”. Hoy en día su carne es muy apreciada entre los gourmets.Aquí podemos ver a una yegua con su cría recién parida, según Raúl y su padre, el potrillo no tenia más de 24 horas, había que ver la vitalidad que tenía.Gracias a jóvenes emprendedores y decididos como Raúl que son capaces de ir solventando todos los inconvenientes, que en breves pinceladas he expuesto anteriormente, son capaces de apostar por esta saludable agro/ganadería, cultura que debemos apoyar, ya que somos los beneficiarios de sus resultados y en buena medida, de estas prácticas depende la supervivencia y el desarrollo de las nuevas generaciones.
Una cosa que aprecio en todas las visitas que llevo realizando a centros de producción ecológicos, “sus propietarios están convencidos de lo que hacen, aman la tierra y a los animales y hacen su trabajo sin muchas alharacas y pensando siempre en el bienestar de sus animales y en la protección del medio ambiente”.
No me queda más que agradecer a la familia Rituerto, por el trato recibido, las enseñanzas que nos trasmitieron y el tiempo que gastaron en enseñarnos todas las instalaciones.
Ya de vuelta a Vitoria, nos fuimos a comer al restaurante “La Cocina de Plágaro” restaurante que sigue la filosofía del “Kmt.0” donde degustamos, entre otras delikatessen, carne de potro ecológico, bien entreverado de grasa, de paladar suave y con connotaciones organolépticas sorprendentes.

Fuera del contesto de la visita.En esta instantánea y en unas instalaciones que tiene el Gobierno Vasco, se puede ver en el centro de la fotografía (hacer doble clic para ampliarla un poco), un nuevo tipo de “ÁRBOLES” que han plantado y estropean la imagen bucólica de este idílico paraje. Que derroche de medios, han dejado un trozo de camino de monte más iluminado que la mejor autopista.

2 comentarios:

Viena dijo...

Hola Apicius: Qué bien planteado está este artículo, incluyendo el contraste de la reflexión y fotografía final.
No sé por qué no se protegen estas explotaciones, pero vamos, a muerte, no se por qué, no somos los consumidores, tan exigentes para otras cosas, los que exigimos que nos den productos saludables para algo como la alimentación que está tan ligado a nuestra salud.
Hace años había en Galicia un programa llamado el programa "Clara", no sé que habrá sido de aquello, pero llegó a los hipermercados la carne ecológica y era una maravilla. Ni siquiera el precio era mucho más, luego desapareció, imagino que víctima de la desprotección. Es como si en lo referente a la almentación nos hiciéramos pasotas, en un restaurante pedimos lo mejor de lo mejor, pero en casa, consumimos como si no hubiera otra opción, la basura desvitalizada que nos dan los supermercados de cadena. Horrible.
Creo que esta explotación es una ventana de esperanza que hay que apoyar, desde todas las bandas, hay que apoyar, hay que pedir que se proteja, que se subvencione, y si esto no se mueve, tomar conciencia del poder del consumidor y ejercerlo, porque vamos a ser los únicos que podamos cambiar el panorama actual dominado por las multinacionales. Hay que defender estos proyectos.
Un excelente artículo. Gracias Apicius por esta labor.
Un abrazo

Apicius dijo...

Gracias Viena por sus palabras.
Creo que en este aspecto del buen producto y a poder ser ecológico, estamos en la misma honda.
Esta semana tengo dos eventos, hoy una sobre un proyecto de huertas ecológicas y el domingo visita a unas instalaciones de producción hortícola, no tienen el certificado de ecológico, pero todo el trabajo se hace con máximo respeto al producto y al entorno.
Ya colgaré lo que vea en ambos eventos.
Saludos