domingo, 3 de agosto de 2008

Slow Food Convivium Araba-Alava visita la explotación de vacuno ecológico de Ismael Ruiz de Azúa en Maturana (Alava)

El día 2 de Agosto un grupo de Slow Food Convivium Araba-Álava visitó la ganadería de D. Ismael Ruiz de Azua en el pueblo de Maturana, muy cerca de Vitoria.
El motivo de la visita, nuestro interés de conocer y sobre todo aprender, de primera mano e in situ de lo que es una explotación ganadera “Ecológica”.
A nuestra llegada fuimos recibidos por Ismael, hombre joven que irradia amabilidad y pasión por su trabajo. Nos fue introduciendo con sus explicaciones de cómo es su trabajo, como cuida de sus animales, la alimentación de los mismos etc.
En la Instantánea Ismael 2º por la izquierda y parte del grupo. En total estuvimos 20.
Comenzamos nuestra visita por el almacén que tiene para el almacenamiento del cereal ecológico, ya que al estar su ganado certificado como ecológico, el cereal y otros alimentos de estos animales deben de ser tratados con especial mimo para que no se contaminen con productos y/o alimentos no autorizados en ganaderías de producción ecológica.
Pero que es una ganadería ecológica?
Una cosa muy sencilla, en principio, pero de mucho trabajo, cuyo objetivo es ofrecer a los consumidores productos de origen animal de calidad, teniendo en cuenta parámetros sanitarios y organolépticos.
Dicho o puesto así, parece cosa fácil, pero la cosa se complica, ya que una producción ecológica a de basarse en unos principios, como la conservación del medio y entorno natural, el MAXIMO respeto hacia el bienestar y la protección de los animales y evitar el empleo sistemático de sustancias químicas de síntesis.
Poco a poco iré detallando las cosas que nos fue desgranado Ismael durante la visita y ahondar un poco más como se consigue el objetivo principal de una ganadería ecológica.
En tiempos próximos pasados nos explicó Ismael que lo que en su casa se había hecho durante muchos años es dejar que los piensos se los suministrasen proveedores. La publicidad en esos años por parte de los suministradores de piensos, “Tu dedícate a la producción de animales vende tu cereal, o no lo produzcas y ya te lo venderemos nosotros naturalmente a precios mucho más caros de lo que te pagamos por el tuyo”.
Así que en la actualidad ha vuelto a cosechar sus cereales, forrajes, habas etc. y prepararse su propio pienso, para sus animales cuando en invierno no pueden estar pastando en las praderas. No tengo que decir que sus campos de cereales y otros productos necesarios para la alimentación de sus animales de producción ecológica, solo son abonados con abonos naturales procedente de sus animales.
Como nos dijo él tiene la ventaja de ser ganadero y agricultor y gestiona sus propios cereales y forrajes.
Con el sistema de aunar agricultura y ganadería en la misma manó, el circuito se cierra, sin intermediarios, mis animales dijo me producen abonos para mis cereales, luego mis animales comen esos cereales y cerramos el ciclo, sin utilizar los productos químicos que otros se ven obligados a utilizar.
Con este molino mezclador prepara el pienso con los productos ecológicos de sus campos.
Pasamos a la zona donde está cebando 5 terneras, donde nos explicó que la base de la alimentación en bovino es a base de forraje con un engorde lento. Pero vayamos primero donde han estado estos animales antes de llegar a esta zona, hasta los 7 meses han estado con su madre. En ganaderías convencionales los terneros están con sus madres como máximo 2 meses lo normal 6 semanas.
El pienso, en esta explotación ecológica se les da racionada, justo la necesaria para el día, en las explotaciones convencionales les ponen los piensos en tolvas y pueden comer a su discreción y algo de paja. En esta ganadería lo único que tienen a discreción es el heno, ya que al no ser animales monogástricos y necesitan para su alimentación heno o hierba.
Se tiene en cuenta que los piensos, no pueden rebasar el 40% de la alimentación del animal (en la ganadería convencional tienen barra libre como se ha dicho), y estos piensos al ser para un rumiante en vez de molidos son machacados, así se evita que el animal coma partículas muy finas e incluso polvo y se favorece la segunda fase del proceso alimentario de los rumiantes.
Esta zona también en invierno sirve como zona de partos, en verano los parideros están en pleno campo y paren allá donde les pille.
En la producción ecológica los animales deben de estar al aire libre con espacios cubiertos, pero abiertos, y si el animal quiere salir nada se lo impide ya que no hay barreras.
Al tener movimiento libre estos animales engordan más lentamente (16 meses) que los que están estabulados, atados y sin poder moverse.
Estos animales en todo el proceso productivo no reciben tratamientos medicamentosos. En condiciones normales y cargas animales adecuadas no reciben ninguna medicina, ninguna desparasitación ya que su salud es excelente.
Recalcó que si un animal se le pone enfermo y este por sus medios no puede superar su enfermedad, (lo mismo que nos pasa a nosotros, muchas cosas se nos pasan con los mecanismos de defensa que tiene nuestro cuerpo), no le va a dejar sufrir y recurrirá a la medicina animal pero de la forma que sea menos agresiva para resolver el problema.
Actualmente nos dijo que sus animales no habían sufrido ningún pinchazo, ni tratamiento “Medico”
La novilla que se ve a la izquierda es un cruce que esta desarrollando entre Salers (Macizo central francés) y Charoles, ya que el charoles engrasa las carnes mejor por su genética. Las blancas son cruces entre padre Limusin y las madres Pirenaicas.
Aquí tenemos las cuadras de invierno donde pueden salir y entrar a su libre albedrío. Como dijo Ismael no pasan bajo techo más de 3 ó 4 días al año.
El establo de invierno esta comunicado con estas áreas de esparcimiento que a su vez esta comunicada con otras dos en las que hay hierba para su alimentación.
Área con comedero para heno.
Del área anterior pueden los animales pasar a otras áreas que están más abajo y escogen según las condiciones climáticas la zona más confortable.
En la misma área que lo anterior relatado está la “Nursery” donde están los becerros y guarecerse de los malos tiempos. Las vacas no pueden entrar en este pequeño recinto pero los terneros pueden salir por unas pequeñas aberturas libremente para mamar o para el simple placer de estar con su madre. Ahora la apariencia no es buena, pero esto es una zona de invierno y de ahí la maleza, que suele ser necesaria para alimento de algunos insectos y la polinizacion.
Nos explicó que en su explotación se tiene máximo respeto con los animales, procurando su confort y buena alimentación es amplios espacios, para 30 madres y un toro 33 hectáreas de pastizales y otras zonas boscosas y por lo que vamos viendo les facilita las mejores condiciones necesarias para su desarrollo vital, evitando cualquier tipo de daño, malos tratos y molestias innecesarias a lo largo de su vida.
Parte del grupo atendiendo con interés las disertaciones de Ismael.
Varias vistas:
Pastizal
Otra panorámica del vasto pastizal.
Zona boscosa en uno de los bordes del pastizal donde los animales pueden andar libremente.
En nuestro camino para localizar a las vacas en los pastizales, nos topamos a lo lejos con este Charoles llamado Henry Que no perdía detalles de nuestros movimientos, ni nos molesto ni le molestamos
Ya divisamos un hato de ganado, pacíficamente descansando unos y comiendo otros en el comedero de heno. También pastan la hierba que van encontrando por el pastizal, pero es agosto y esta escasea en está área, veremos que otros animales y en otros pastizales tienen más hierba.
El hato de ganado.
Detalle de la cara de esta seria vaca.
El amigo Henry no nos perdía de vista y allí vino a ver que hacíamos en su pequeño harén, serio pero sin molestarnos lo más mínimo.
Nos despedimos de Charly dándole Ismael una rascadita por el lomo, y nos dirigimos a otros pastizales separados de estos por unos 3 kilómetros.
En estos pastos los animales estaban más desperdigados y fuimos recibidos por este novillo de raza Salers
Entre estas vacas había una que tiene 19 años y todavía da su vástago anual.
Una de las vacas que fuimos encontrando descansando plácidamente.
Durante el recorrido había que tener cuidado con las “plastas” que nos salían al paso.
Como vemos estos pastizales están más verdes, la zona es mas húmeda y muy idónea para pastos y por lo tanto no es necesario ponerles comederos de heno.
Tantos los prados anteriores como estos tienen agua corriente, no estancada, este remanso de agua se nutre de un riachuelo que lo atraviesa y sigue su curso.
Estas zonas de agua vienen bien para los animales y para que hagan ejercicio al tener que ir a beber a sitios específicos y distantes de comederos y zonas de pasto.
Vista de los pastizales de la segunda zona ubicada cerca de Marieta.
Otra vista de los pastizales, no tengo que decir que estos pastizales no reciben ningún tratamiento químico, solo abono natural.
Hablamos de los periodos de gestación de las vacas (9 meses) y nos hizo saber que en la ganadería ecológica esta prohibido la sincronización de celo artificial (hormonas y otras sustancias), la transferencia de embriones y la ingeniería genética ya que se trata de no forzar el ciclo reproductivo de los animales sino que se regule naturalmente con la participación del toro.
Hasta el momento Ismael está comercializando los terneros, vendiéndolos por medios o cuartos, pero nos anuncio que a partir de octubre en que ya estará estabilizada su producción va a vender en lotes de 5 kilos en venta directa. Cuando llegue la fecha informaré para, al menos, a los que vivimos en el área tengamos la oportunidad de probar esta carne ecológica.
Actualmente para el sacrifico de los animales tienen que viajar hasta Cestona (Guipúzcoa) con lo que se estresan, se les molesta y al final el que sale perdiendo es, por supuesto el animal, y el consumidor ya que a los animales después de un traslado, y eso que este no es muy largo y debido al estrés sube el PH en la carne con el consiguiente detrimento de esta. Ya la visita tocaba a su fin, fue una velada agradable en donde se trató en profundidad el proceso de cría de ganadería ecológica. Comiendo productos ecológicos, en este caso carne, no solo resultará beneficiada nuestra salud, sino que también se colabora con la mejora y conservación del medio ambiente y al mantenimiento del mundo rural. Ismael esta alcanzando su objetivo de ser auto suficiente y no verse en la necesidad de tener que comprar piensos para sus animales y sí en la actualidad se ve en la necesidad de adquirir estos piensos, estos deben de estar certificados por la autoridad competente de ser de producción ecológica.
Antes de marchar tuve la oportunidad de acariciar esta gatita, que se mostró cariñosa.
Mi agradecimiento a Ismael por la instructiva mañana que nos proporcionó

Antes de abandonar Maturana nos paramos en una casa de agroturismo llamada Sagasti Zahar,
más información aquí y los vídeos que presentan en su Web os darán en mejor medida la visión de la casa.
El lugar es muy acogedor, se respira paz y desde luego en conjunto con la zona (Pantano, área para deportes náuticos, Sierra de Elguea etc.) unas vacaciones o días de descanso pueden resultar inolvidables.
Caímos en la casa debido a que se han asociado a Slow Food por Internet y ya que estábamos allí las queríamos conocer.
Fuimos recibidos de maravilla, nos enseñaron toda la casa, PRECIOSA, el jardín con este precioso Hibisco y
Un porche muy acogedor, donde degustamos unos vinos.
Como en todas nuestras reuniones acabamos en el restaurante Adela Etxea, de Ozaeta (Álava) donde comimos bien unos entremeses variados, todos ellos de cocina a excepción del jamón.
Las frituras en su punto, crujientes y muy bien conjuntadas. Hubo una que me gusto especialmente, unos discos de calabacín y entre ellos un relleno breve de bechamel con setas y gambas, la cocinera las bordo.
Luego cordero asado con ensalada verde, postre a escoger entre varios, café, copa y mucha conversación.
Como podéis ver un día bien aprovechado.