viernes, 26 de junio de 2009

Apicius sobrevuela Vitoria en Globo con sus nietos

El pasado día 20 de Junio hice un viaje en globo con mis nietos.
Ya se que esto es un off Topic del blog pero me hace ilusión compartir la experiencia con los que leéis el blog.
Comenzó todo temprano, ya que teníamos la cita con el piloto del globo Álvaro Ron a las 7h. 15m., como siempre puntuales a la cita nos encontramos con el piloto y otros pasajeros que iban a realizar el paseo por encima de la ciudad de Vitoria y con aterrizaje en el Condado de Treviño.
Previamente el piloto del globo lanzo al aire un pequeño globo de helio para ver la dirección exacta del viento y determinar el punto de despegue.
Una vez determinado este punto, todos subimos al coche de “Álava en globo" y nos trasladamos a unas campas a la vera del río Zadorra y cerca de la factoría Tximist.
Durante el tiempo que nos costo de ir del Buesa Arena al punto de despegue estuve hablando con el piloto y esto es un breve resumen de lo hablado:
Son una empresa especializada en trabajos aéreos, autorizada por la Dirección General de Aviación Civil, por AENA y por la subdelegación del gobierno de Álava para realizar los vuelos de pasajeros, fotografías y publicidad. Son una aeronave más con obligaciones y deberes que deben cumplir a rajatabla, los seguros tienen que estar en vigor presentados en tiempo y forma a las autoridades competentes, si no toda autorización administrativa queda revocada.


 Llegados a la zona de despegue hubo que descargar la barquilla del remolque y el globo.
Detalle de la confortable barquilla. Éste es el único elemento del globo que sigue exactamente igual que cuando lo inventaron los hermanos Montgolfier en 1782

A continuación, sacamos de una gran bolsa la tela que forma el globo, el ventilador para hincharla, las bombonas de propano y el quemador que nos impulsará por el aire. Manos a la obra. Le ayudamos a desplegar la tela y a inflarla.
En este momento se estaba descargando la tela del globo.
 Ya la tela extendida, se procede al clareo de los distintos cabos y puntos de amarre.
En esta fase la baquilla tiene que estar tumbada.
 Ya la tela extendida bajo la atenta mirada de parte de mi familia, nietos e hija mayor.
 Una vez bien amarrada la tela a la barquilla se comienza el llenado del globo con aire que proporciona este ventilador que se ve en primer término.
El globo comienza a hincharse
 Vista del interior de globo parcialmente hinchado.

 El globo ya hinchado con aire. El siguiente paso es ir calentando este aire con los mecheros.
Comprobación que el cierre de la cúpula del globo está en perfectas condiciones
 Los quemadorers van a entrar en acción
 Vemos en esta fotografía como el dardo de fuego que proviene del quemador de gas va hinchando más el globo.
 El globo comienza a ponerse vertical
 Por la fuerza ascensión del globo la barquilla se va a poner en su posición normal.
 Ya el globo totalmente hinchado y a punto de que los pasajeros embarquemos en la barquilla.
 Vista interior del globo desde la barquilla.
 Álvaro atento a todas las indicaciones para iniciar el despegue.
 Lentamente comenzamos la ascensión.
Mi hija en tierra despidiéndonos.
 La sombra del globo sobre la campa de despegue.
 Mi nieto mirando atentamente los lugares que vamos sobrevolando, en este momento pasamos por la zona industrial.
Una fotografía del globo tomada por un amigo que sabía que iba en él.
 Una ampliación de la barquilla donde malamente se pueden apreciar a mis nietos.
 El globo sobrevolando la ciudad
Detalle de la almendra medieval de Vitoria.
Un collage de las fotos que fui haciendo durante el vuelo.
Tuvimos un aterrizaje un poco “accidentado” pero debido a la pericia de Álvaro, a su buena preparación y a su decisión de abortar el vuelo en el momento oportuno, el aterrizaje fue seguro para todos. Os cuento los últimos momentos del vuelo.
El viento comenzó a soplar un poco más fuerte, el globo iba tomando, como es lógico, más velocidad, Álvaro controlando la altura y tratando de dirigir el globo hacia un lugar libres de árboles y tendidos eléctricos, lo iba consiguiendo, pero la cosa era difícil ya que la dirección e intensidad del viento manda sobre la derrota del globo y el piloto puede variar muy poco esta derrota, por supuesto si la altura para evitar cualquier ostaculo en la derrota..
El viento aumento más y ya en un claro y antes de llegar al pueblo de Castillo, nos dio instrucciones precisas de cómo debíamos colocarnos, en cuclillas y bien agarrados a unas agarraderas que cada pasajero tenia en frente de si, nos dijo que no sacásemos ni cabeza, ni manos, ni nada de nada de la barquilla y después del aterrizaje el diría cuando podíamos desembarcar.
Todos seguimos al pie de la letra las instrucciones, en el interior del globo no hubo nerviosismo ya que, al menos yo, estaba muy tranquilo con la pericia de Álvaro, contrastada durante el vuelo y sus instrucciones fueron claras.
El primer contacto con el suelo fue algo violento, creo que en ese momento tiró del cabo de emergencia que abre la cúpula del globo, o quizás esta operación la hizo algo antes, pero el paño del globo, como es natural actúa como una vela, hasta que no cae totalmente en tierra y la barquilla tumbada, en la posición que veis, fue arrastrándose y dando algún salto que otro hasta que se detuvo, después de unos 30 metros de arrastre por el suelo de un sembrado de avena, nuestro piloto tuvo la pericia de aterrizar en un costado del sembrado con el objeto de minimizar los daños en el sembrado.
Álvaro salto a tierra y a los pocos segundos nos permitió el desembarque. Se ve que en los globos no es como en los barcos que el capitán desembarca el último.
En una placa humorística leí en cierta ocasión “Ladies and Childen first, follow me your captain”
Que nadie tome por este aterrizaje, totalmente fuera de lo normal que el vuelo en globo es peligroso, nada por el estilo, creo que es uno de los medios más seguros de estar en el aire y de ver a vista de pajaro una ciudad o simplemente los campos.
Como comentó Álvaro estos aterrizajes suelen ser escepcionales, pero así mismo seguros.
 Como podéis ver la juventud no perdió ocasión de fotografiarse con la barquilla tumbada, me imagino para comentar el aterrizaje con sus amig@s.
 Posicionamos la barquilla para poder sacarla del sembrado
En esta fotografía, malamente se puede ver la zona en la que la barquilla fue arrastrándose por el terreno.

El vuelo fue magnifico, las previsiones meteorológicas eran buenas, constatadas con el centro meteorológico del aeropuerto y torre de control del mismo, quienes autorizaron el plan de vuelo.
Pero todo cambió cuando ya estábamos en el aire y lo más acertado fue lo que hizo el piloto abortar el paseo.
Me ha gustado enormemente el viaje, tanto es así que repetiré y por supuesto lo haré con Álvaro que me ha demostrado su buen hacer y como no podía ser de otra manera la seguridad de sus pasajeros es primordial.
Después de que el globo fue cargado en el vehiculo de apoyo, tomamos una copa de Champagne, los niños fueron obsequiados con un pin y todos nos fuimos a tomar unos pinchos en un bar cerca de donde habíamos dejado los coches particulares.
Álvaro nos dio nuestros certificados de vuelo.
Gracias Álvaro por el buen rato que me hiciste pasar, mis nietos están encantados, así mismo, con la experiencia que hemos realizado todos juntos, así mismo la corta convivencia con los compañeros de vuelo fue muy agradable.

Caracteristica del Globo y sintesis de como se pilota un globo:
Barquilla:
Hecha a mano con mimbre alrededor de un armazón de aluminio y rodeado en su parte inferior por unos cables de acero que irán sujetados por medio de mosquetones al quemador, haciendo que la barquilla y este formen una sola unidad.
La barquilla, en la actualidad, no ha variado en esencia desde los años de su invención. Se han hecho pruebas con hacer de fibra de vidrio, plástico…pero no hay nada mejor que el mimbre ya que absorbe el impacto vertical – oblicuo contra el suelo recuperándose del impacto con facilidad.

Quemador:
Se trata de un circuito doble de quemadores, pudiendo ser triple o cuádruple en función del tamaño del globo. Esta alimentado por propano industrial, y siempre se lleva más combustible del que se tiene intención de consumir. Esto se hace para evitar quedarse sin gas en caso de una encalmada sobre una ciudad, bosque o lugar con excesivas líneas de alta tensión.

Vela o envoltura:
En este caso, se trata de un modelo 180 (180.000 pies cúbicos) o 5.100 metros cúbicos de aire de capacidad en su interior. Tiene una vida útil de 500 horas, sujeta a revisiones anuales para comprobar su estado.

Forma de pilotaje:
El globo se dirige, si se dirige, buscando en los diferentes niveles de altitud, la capa o estrato de viento que nos lleve al lugar requerido. Nunca se puede ir en contra del viento. Ejemplo: a 100 metros se puede tener una dirección e intensidad determinadas, y a los 200 metros podemos tener otra. La búsqueda de estas posibles capas es absolutamente empírica. Eso sí, se puede maniobrar a voluntad el momento de subir y bajar el aerostato, por medio de unos cabos que van por el interior de la envoltura y que tirando de ellos hace que el globo pierda aire caliente y al igualarse la temperatura del aire caliente del interior de la envoltura con el aire del exterior el globo descienda. Además estos globos de pasajeros, cuentan con una cabo especial denominado FDS (Fast deflate System) o sistema de desinflado rápido que hace que el globo pierda todo su aire en el menor tiempo posible recorriendo la menor distancia.