sábado, 13 de diciembre de 2008

Slow Food Convivium Araba-Alava visita tierras astures, 3ª Jornada

Slow Food Convivium Araba-Álava visita tierras astures, 3ª Jornada (8-12-08)

El tercer día de estancia en Asturias, 8-12-08, amaneció lluvioso y así estuvo todo el día, por lo tanto nuestra visita a la ciudad de Oviedo fue bajo la lluvia.
A las 11-30 todos en el autobús y en la bodega toda nuestra impedimenta ya que dejamos el hotel.
Llegados a Oviedo nuestra primera vista fue ir al Naranco donde no subimos hasta la cúspide debido a que no se iba a ver nada por lo tanto paramos donde hay dos monumentos prerrománicos muy interesantes de visitar.
S. Miguel de Lillo, del siglo IX,
Fue erigida por Ramiro I hacia el año 848, año que corresponde a la construcción del palacio próximo conocido bajo el nombre de Santa María del Naranco. Posiblemente la iglesia de San Miguel (dedicada en principio a Santa María y San Miguel) fue construida para iglesia palatina
Del primitivo edificio solamente se conserva en la actualidad una tercera parte, aproximadamente, pues en el siglo XIII o principios del XIV un corrimiento de tierras lo arrasó parcialmente. De entonces data la improvisada cabecera que hoy ejerce las funciones de capilla.
Santa Maria de Naranco, del siglo IX, construida por Ramiro I y en un principio fue sala de justicia y transformada en iglesia en los siglos XII-XIV, Es una de las joyas del prerrománico asturiano
Ya en el autobús otra vez bajamos a la ciudad y nuestra primera parada antes de dejar el autobús fue al Palacio de Congresos y Exposiciones o Palacio Buenavista (no se cual es el nombre correcto), obra del arquitecto Santiago Calatrava. Impresionante edificio, con una estructura típica de las obras de Calatrava
Impresionantes los voladizos, donde se ubican tres pisos de oficinas.
Ya pie a tierra, paraguas en ristre, fuimos visitando los edificios/monumentos más a mano:
Monasterio de San Pelayo. S. XIl. Claustro románico. En el siglo XVI se construye la iglesia y en el XVII la fachada principal del monasterio
No recuerdo el nombre de esta Iglesia, comunicada con el monasterio de San Pelayo.
Palacio Episcopal (Edificio del frente), Levantado sobre las ruinas del primitivo palacio de los reyes. Fue edificado entre 1585 y 1598
La plaza del Paraguas, plaza ovetense que se ubica en la calle de San Isidoro puesto que se levantó en el lugar donde se encontraba la antigua iglesia románica de San Isidoro, demolida en el año 1922. Se proyectó entonces un mercado para la venta de leche que, anteriormente, se realizaba en la Plaza Trascorrales.
Una calle en la que malamente se ve la catedral al fondo
Oviedo ha experimentado un notable incremento de sus atractivos urbanos, en parte debido al auge de la escultura pública, que prolifera por todos los rincones, en esta imagen tenemos a la lechera con su burro
Estatua de una vendedora de pescado.
Un viajero con toda su impedimenta.
Ana Ozores, La Regenta, que vivió en la imaginaria Oviedo (Vetusta) de Leopoldo Alas Clarín
Iglesia de San Isidoro el Real del siglo XVI/XVII en la plaza del Ayuntamiento
Catedral de Oviedo, se asienta sobre la primitiva basílica del Salvador (s. IX), reconstruida en el siglo XIV, configurándose de esta forma la actual Catedral gótica.
Un bonito rincón totalmente restaurado,
Terminada la visita monumental nos trasladamos al boulevard de la sidra. Los locales estaban tan llenos y nosotros pasábamos de 30, (había acompañantes asturianos), así que optamos por volver al autobús e ir al restaurante Tierrastur (Sito en la antigua fabrica de cervezas Águila Negra), en que después de tomar unos culines nos sentamos a la mesa para degustar lo que nos preparó el Chef y responsable de Slow Food convivium Asturias. Entre los productos a degustar, algunos de ellos incluidos en el Arca del Gusto de Slow Food, como La sidra, El queso de Gamonedo, La faba fresca y el pan de escanda.
Tabla de queso con lo que se inicio el entrante.
Pimientos asados, al dente y aliñados. Muy agradables. También tomamos un emberzao, que estaba realmente bueno, a la vista parece morcilla envuelta en una hoja de berza y bien frito queda la berza crocante, muy rico el conjunto, no se los componentes del emberzao que tomamos pero uno clásico puede ser como lo que sigue:Hago el ‘emberzao’ con suficiente harina de maíz para compactar sin exceso la masa, una parte de calabaza cruda picada, nueve partes de cebolla cortada menuda, cinco partes de pimentón dulce y una de picante, pimienta, grasa de cerdo, sangre, perejil, un poco de orégano y sal gorda. Una vez moldeado, lo envuelvo con hojas de berza, ato, y cuezo por espacio de quince minutos. Luego sólo queda dejar que enfríe y disfrutarlo en rodajas fritas, de ‘compangu’, con tordos, o como deseemos
Luego vino el chosco de Tineo con patatas.
El Chosco de Tineo es un embutido curado y ahumado en ciego de cerdo. Los ingredientes que se emplean en su elaboración son 80% como mínimo de cabecera de lomo y 15 % mínimo de lengua, sal, pimentón y ajo. La tripa que se utiliza como cobertura del chosco es el ciego del cerdo, de ahí su forma redondeada e irregular. Su color característico es el rojizo, más o menos intenso según la carne utilizada y la concentración del pimentón. Su sabor es agridulce con ahumado suave.
Para ir rellenando huecos tomamos unas fabes frescas con centollo, tanto las fabes como el caldo espectaculares. Yo el centollo ni lo probé.
Los vinos que regaron este menú, eran vinos astures, uno de la tierra de Cangas.
El viñedo acogido a la denominación Vino de la Tierra de Cangas, se localiza en el suroeste de Asturias y, comprende los concejos de Cangas del Narcea, Allande, Grandas de Salime, Illano, Pesoz e Ibias.
Vino de intenso aroma, en boca sabroso, potente y acidez discreta, es un vino fresco.
Vino de la tierra de Cangas y, por lo tanto, fresco y novedoso. Caldos que se salen de la monotonía apostando por su propia personalidad. Es un vino que recuerda a las frutas del bosque, sobre todo a la fresa, llenando el paladar de sabor afrutado; su principal peculiaridad es que son más ácidos de lo normal en boca dándoles un toque fresco y muy agradable.
De postre se sirvieron un postre, aparentemente parecía un tipo de quark, aunque en la carta venia con el nombre de requesón con nueces y miel, pero en realidad estuvo oficiado con queso fresco, no recuerdo el nombre que me dijo el chef ya que mi neurona ya no está para muchos trotes. En el conjunto dulce también había un frixuelo y un borrachino. Todos muy ricos
Aquí tenemos al chef Lluis Nel Estrada intercambiando unas palabras con el Presidente de Slow Food Araba-Álava.
La Organización Slow Food Araba-Álava fue obsequiada con una Zapica
Detalle de la zapica, tiene una falta ortográfica muy asumible por la similitud de Araba con Álava.
Pelayo, Gaitero Oficial de la revista La Sidra, dando los toques de despedida.
Y llegó la hora de partir de Asturias para nuestras casas, con cierta tristeza después de haber disfrutado tan intensamente durante estas tres jornadas.
Quiero hacer constar mi agradecimiento a Jandro, organizador de este evento y a todos los asturianos que nos acompañaron, todo ellos fueron unos cicerones excelentes.Yo conocía Asturias con anterioridad, década de los 60 y la verdad los avances que se notan son enormes, tanto Gijón como Oviedo están limpios, al menos por donde pasee, la gente se mueve y los establecimientos estaban llenos, se ve que es una región donde todavía no se nota la falta de “Pasta”.