sábado, 18 de agosto de 2007

XXX Concurso gastronómico 2007 Laudio-Llodio

Como ya desde hace 30 años la Sociedad RCG Rakataplá, fundada en 1906 organizó una vez más el concurso gastronómico, de participación popular , de tortilla de patatas y conejo guisado en el bonito municipio Alavés de Laudio-Llodio, que después de la capital es el asentimiento con más moradores de la provincia.
Alguno se puede preguntar de donde procede el nombre de esta sociedad, según comentarios escuchados los primeros integrantes de esta sociedad gustaban de jugar a los bolos en el Bolatoki de Gardea y se ve que cuando alguno tiraba los bolos decía "Rakataplá" onomatopeya del ruido que hacia la bola cuando iba por la tabla y tiraba los bolos, para indicar la bonanza de la jugada. La idea de crear la sociedad tomó cuerpo un día de Reyes en la fuente del Espino donde los primeros integrantes de esta activa sociedad habían hecho un alto en el camino para almorzar.
En el cartel anunciador del concurso se pueden ver las bases y los premios que se reparten, en total 100 para un total de 130 preparados de conejo y 120 de tortilla que se presentaron para la evaluación del jurado.
Los concursantes pueden utilizar como fuente calorífica bien el butano o el fuego de leña.
Esta es la carroza de la sociedad Rakataplá, totalmente remozada este año, que durante las fiestas de San Roque de Laudio-Llodio esta ubicada en los aledaños de la Avenida Zumalakarregui en la que nos solemos reunir el Jurado para intercambiar pareceres y aunar criterios de evaluación. Los miembros del jurado en el interior de la carroza, preparándose para la ardua tarea de evaluar, entre las dos modalidades, 250 platos y como tenemos que tener el paladar y estomago bien preparados, pues eso, que lo estamos preparando con un aperitivo.
Una vista parcial del área de las cocinas de butano, en el fondo se puede apreciar el humo de las cocinas de leña.
Un concursante bien preparado con su corta vientos para que su cazuela reciba el calor uniforme y no se le apague el fuego. Como podéis apreciar la preparación apunta buenas maneras.
Una tortilla realizada en cocina de butano y lista para presentarla al riguroso control del jurado.
Otro concursante en fase inicial de la preparación de su tortilla de patatas.
Aquí vemos a un trio de concursantes al frente de su "Fogón"
Esta apetitosa tortilla pertenece a los concursantes de la foto anterior. Tiene buena pinta.
Aquí podemos ver una panorámica de la zona de cocinas con fuego producido por la madera en combustión y como soporte el suelo de la calle protegido con arena.
Leña de la que se podían aprovisionar los concursantes.
Una cazuela de conejo en fase de cocción. Como podéis ver esta forma de oficiar los platos tiene su reminiscencia campestre con la incomodidad de tener que trabajar agachado, aunque creo que esto la gente joven poco lo nota.
Un preparado de conejo oficiado en la clásica cazuela de barro tan populares en el País Vasco.
Otra cazuela que parece ser esta siendo rematada con la cocción de patatas torneadas como último paso para terminar el guiso.
Un concursante dando los toques finales a su tortilla de patatas.
Las cazuelas se van colocando por los organizadores en la zona donde actuará el jurado.
Como podéis ver un montón de tortillas con muy buena presencia para que el jurado lo tenga todavía más difícil a la hora de evaluarlas.
Dos miembros del jurado en plena cata para emitir su veredicto. Como podréis daros cuenta, los que leáis estas lineas, evaluar 250 platos, entre tortillas y conejos, es una labor ardua y lenta, así que los miembros del jurado nos dividimos en grupos de 2, cubriendo los tres apartados de evaluación, "presentación, punto y gusto", por lo tanto y para el punto del conejo, que es lo que yo evalúo estamos 4 divididos en dos parejas, vamos evaluando cada grupo de 2 por cada lado de la mesa, vamos a la misma velocidad y si algún preparado por sus características precisa del voto de los cuatro, lo podemos hacer fácilmente y creo que cubrimos con bastante rigor esta fase de la evaluación, para el resto de catas, por supuesto se sigue el mismo sistema. De esta manera en una hora y pico la evaluación de todos los platos está realizada. Las hojas de notas pasan al informático y en muy poco tiempo las listas con las diferentes clasificaciones esta realizadas y empieza el reparto de premios.
Aquí vemos a miembros del jurado evaluando tortillas de patatas.
Otro momento de la evaluación.
Aquí podemos ver a dos veteranos miembros del jurado en plena faena. En la fotografía podéis ver a un Joven con boina y faja roja, estos acompañantes del jurado, son los que transcriben la evaluación a una hoja donde figura solamente el número asignado a cada fuego y una vez la hoja con las tres anotaciones (Presentación, punto y gusto), lo pasan al informático para su procesamiento. El jurado desconoce totalmente los nombres de los concursantes.
Una serie de tortillas de patatas ya catadas y evaluadas.
La tarima donde se repartirán los premios, como se ven hay una gran cantidad de copas y premios expuestos.
En las siguientes fotografías se pueden ver a concursantes recibiendo su premio. Una cosa que he observado en este año, la participación de gente joven es mayor que otros años, casi podria decir que un 80% eran de pocos años y algunos se veía que habían estado de "Gaupasa" es decir habían pasado la noche de "Juerga". Es obvio que esta señorita habrá sido ayudada por su padre que se le ve en segundo termino.
Otros jóvenes que han participado en el concurso y han obtenido su trofeo.
Una concursante recibiendo su trofeo.
En el concurso no hay premio para los cocineros bien vestidos para la ocasión, como podéis apreciar esta señora estaba perfectamente ataviada. Para mi no me cabe la menor duda que los concursante bien vestidos dan relevancia al concurso en si. La mayoría estaban bien vestidos, con el traje típico de la zona, algunos pocos estaban y siempre en mi modesta opinión, ataviados incorrectamente.
Más concursantes con su premio en las manos. Creo que la Señora que dio alguno de los premios es concejal del Ayuntamiento, dato no contrastado.
Este ganador debió ser de uno de los primeros premios a tenor del volumen de la copa.
Esta pareja de sonrientes concursantes ganaron un primer premio, no se la modalidad, la megafonía no era buena y apenas entendía lo que se oía por los altavoces.
A continuacion voy a reseñar los 3 primeros de cada categoría.

Categoría Tortilla de patatas
1º Patxo con 89 puntos de los 100 posibles.
2º Txustarrieta II con 86 puntos
3º Txantxikoak I con 82 punto

Categoría Conejo
1º Zeru Txiki 79 puntos
2º Zatortzoa eta Kirru 78 puntos
3º Juanjo y Marisa 76 puntos

Categoría combinada Conejo y tortilla de patatas
1º Txustarrieta II con 149 puntos de los 200 posibles
2º Patxo con 145 puntos
3º Juanjo y Marisa con 144 puntos.

Como final no quiero dejar de decir la gran labor y trabajo, (no solo con este concurso, las actividades de la sociedad son muy variadas), que realiza esta sociedad y ciñéndonos al concurso se puede decir que la organización es casi perfecta, fruto de un gran trabajo, yo solo pienso en un punto, cuantos pasos han tenido que dar para conseguir 100 trofeos que proceden de comerciantes e instituciones. Un 10 para Rakataplá.

Como siempre después de terminado nuestro trabajo, nos reunimos en un restaurante de la localidad invitados por la organización, ya se lleva varios años yendo al mismo lugar.
El restaurante se llama Balintxarreketa y esta ubicado en un centenario caserío, en plena naturaleza, con un pequeño arrollo que pasa por la finca y unos cuantos frutales en el entorno. La zona de aparcamiento grande y el acceso al mismo muy cómodo. En esta instantánea robada de la pagina WEB, (
http://www.balintxarreketa.com/), del restaurante podéis ver la edificación que esta bien restaurada.
El comedor principal es amplio y cómodo, aunque al sentarnos todos en una larga mesa se pierde algo de la comodidad que he apreciado en otras ocasiones (2) en que hemos comido 4 en una mesa.
El restaurante cuenta con 2 comedores privados de menor capacidad.
El comedor estuvo servido por dos eficientes personas, perfectamente vestidas y con la profesionalidad requerida para el tipo de restaurante que estamos tratando.
Por comentarios de algunos de los que estuvimos a la mesa, que el ritmo del servicio era lento, yo la verdad creo que lo encontré muy adecuado para el grupo que eramos ya que daba tiempo de charlar, comentar el plato y prepararse para la siguiente ingesta, en total desde los entrantes hasta que salio la carne a la mesa se tardó 1 hora 15 minutos, luego vino el postre, cafés, copas y la cosa se alargó.
Para mi es un buen restaurante, merece la pena hacerle una visita y sentarse para disfrutar de la carta, no estoy al 100% seguro, pero creo no tiene menú degustación y tampoco puedo indicar relación calidad/precio de estas comidas ya que como he apuntado la nota es pagada por la organización del concurso, pero las que he realizado por mi cuenta (2) la relación era buena y aceptable. En la calidad suelo incluir todo, por supuesto la comida tiene un mayor peso, pero también valoro accesos, comedor, parking, servicios, personal, etc. etc.
Servicio de mesa correcto y en buenas condiciones.
Aspecto de la mesa en la que degustamos los platos que iban saliendo de la cocina.
Se comenzó con unos pimientos de Guernica y unas patatas bravas, la salsa picante muy en su punto, sin estridencias en boca.
Al alimón sacaron este plato de productos Ibéricos de calidad correcta.
Siguió este último entrante, budín o pastel de txangurro y bacalao acompañado con pan tostado, una mahonesa y vinagreta. La combinación resultó muy agradable al paladar.
Como platos principales se empezó con estos "Rulos de pan de espinacas" rellenos de setas y con una salsa muy equilibrada. El gusto y armonía del plato estaba conseguida, aunque para mi gusto le sobraba un poco de miga de pan al rulo, ya que este estaba compuesto de un corte de pan de molde. Esta preparación me ha dado la idea de hacer unos canutos de hojaldre y luego rellenarlos con setas. Bueno esto ya lo hizo Rossini con otros ingredientes como macarrones y Foie, plato reconocido mundialmente como Pasta a la Rossini. Creo que el plato servido hubiese quedado más etéreo con una envolvente de pasta brick o similar, un par de capas fritas en unas cañas ad hoc y luego rellena la fritura. Bueno con estos comentarios no penséis los que me leáis que la preparación no estaba correcta y bien elaborada, sino que uno trata de buscar algunas otras soluciones más acordes con las preferencia particulares de uno.Vino el plato de pescado compuesto de dos tajadas de rodaballo, acompañado de un risotto moldeado en el centro, un par de almejas y una nota de color verde dada por unas vainas redondas.
El plato estaba agradable, de bonita presentación y la salsa al txakolí equilibrada. En cuanto el pescado para mi particular gusto debería haber estado un poco menos cocinado. Para mi, comer el pescado justo cuando la espina, si lo cocino entero, empieza a perder el color rosado, pero sin que lo pierda o cuando separo las lamas del pescado y estas a un tienen es colorcillo entre crudo y cocido es para mi una delicia. El bonito por ejemplo solo marcado en la plancha y que el corazón quede con una leve perdida de color pero rojo todavía es delicioso para mi paladar. Bueno voy a seguir centrándome en esta particular comida, el detalle del risotto original.
El plato de carne estuvo compuesto de tres cortes de pato, para mi el confit estaba demasiado desengrasado, el resto del plato muy bueno. Con la salsa al principio hubo un mal entendido por mi parte. En la exposición que hizo el camarero de la salsa dijo que era de "Arándanos" palabra que procesó mi mente como aranes o endrinas, cuando en el memento que le dije: "a mi me parece por los granillos de la fruta que detecto, podria ser de grosella o frambuesa" en este mismo momento salí de mi error, confirmé "ha dicho arándanos" y quede totalmente de acuerdo, no podia ser de otra manera. Suelo utilizar zumo de arándanos para algunas salsas. Al final os muestro una botellita que en breve tendré que remplazar por otra. En conjunto el plato y dentro del partido que se le puede sacar al pato muy aceptable.
De postre sirvieron estas cuatro porciones para degustar, el conjunto muy armonioso de sabores.
El menú se remató con cafés, licores y se paso por los asistentes la caja de puros para que cada cual hiciera su selección, pocos fueron los que nos ahumaron un poco, esto del fumar esta decayendo aunque siempre hay quien perdura en sus hábitos.

En definitiva y como siempre que he estado en este restaurante tanto privádamente como en las comidas después del concurso de conejo y tortilla de patatas he salido satisfecho.
Creo y esto es una simple opinión, los habitantes de la zona conozcan y valoren en su justa medida este restaurante, pero para los foráneos tal vez no esté lo suficientemente indicado para tener conocimiento de su existencia, he estado repasando guias de restaurantes de la zona y no aparece en ellas, a pesar que otros con menor entidad en mi opinión si están reseñados.
Una cosa que me hizo gracia al despedirme del personal, "No creas mi mujer no estaba muy satisfecha con que hicieras fotografías de los platos" Miedo tal vez al espionaje culinario, pues no, no es cuestión de espiar sino dar constancia en mi blog de una cosa que me ha gustado, lo hago en todos los restaurantes que visito desde que comencé con el blog y he fotografiado en los mejores restaurantes y en otros no tan buenos. Normalmente si la critica va a ser desfavorable prefiero no publicarla y solo dejarla para mi uso.

* Mi zumo de Arándanos