martes, 24 de febrero de 2009

Slow Food en la Feria de la Trufa de Bernedo con un Taller del Gusto

Con motivo de la Feria de la Trufa en la localidad alavesa de Bernedo, Slow Food realizó un Taller del Gusto en que la trufa iba a ser la invitada principal.
Miembros de Slow Food prepararon la sala donde se iba a desarrollar el evento, las guirnaldas estaban en la sala de la noche de carnaval.
El “Speaker” Sr. Arberas comenzó agradeciendo a los asistentes su presencia en este acto, como así mismo a las autoridades, entre ellas estaba la Diputada de Agricultura,
La Alcaldesa de Bernedo, (2ª Señora de la imagen), Alcaldes de otras localidades Alavesas y Políticos Alaveses.
Como en todos los actos de Slow Food el Sr. Arberas hizo un panegírico de lo que es Slow Food, que abreviando explicó lo que son los pilares de la Filosofía de esta organización internacional y entre estos objetivos además de defender los productos de calidad, defiende la biodiversidad, el medio ambiente y quiere trasladar a la sociedad una nueva filosofía de la alimentación, una alimentación sostenible, una alimentación saludable y que gira a través del producto y el productor. Para Slow Food tanto el producto, como el productor son los dos pilares más importantes en la alimentación. Slow Food defiende los productos locales, comercialización corta, a ser posible comercialización directa o por lo menos que estos canales sean lo más cortos posible. Para estos fines hay que poner siempre nombre y apellidos a los productores, que el consumidor conozca quien está produciendo el producto, que trabajo hay detrás y en definitiva que tengamos sobre la mesa productos buenos, ya que organolépticamente tienen que ser agradables, limpios, que respeten el medio ambiente y justos porque tienen una retribución adecuada al trabajo que realizan los agricultores.
Dentro de esta filosofía está este Taller del Gusto al que asistís.
La mesa de los ponentes estaba compuesta de Asún Quintana, truficultora y responsable de la feria entre otros, Ismael Ferrer, Truficultor, responsable de la Escuela de Cocina de Caspe y Presidente del Convivium Slow Food de Huesca, Jesús Toledo, productor de codornices en Zambrana (Alava) y Javier Díaz de Espada, gerente de la cooperativa de la patata, Nuestra Señora de Okón de Bernedo
Paso el presentador a relatar lo que se iba a probar y evaluar en este Taller del gusto, se empezaría con una crema de patatas de Bernedo, aliñada con aceite Arroniz, variedad de Navarra/Álava, el aceite estaba trufado con trufa (Tuber melanosporum) de la montaña alavesa, esta preparación estaría acompañada de Txacolí del Valle de Ayala (Álava),
también se probarán unos muslos de codorniz escabechada con aceite trufado, con esta preparación acompañará con un vino tinto ecológico de Rioja AlavesaEl Sr. Arberas explicó, que el laboratorio no era para analizar cada uno de los platos que se fueron repartiendo, sino para valorizar las percepciones sensoriales que producen la mezcla de la trufa con otros productos, como la patata o los muslos de codorniz escabechados.
Y es que la organización no quiere trasladar a la opinión pública recetas para hacer en casa, sino la capacidad que tiene la trufa, en este caso, para transformar sabores y olores de otros productos alimenticios ya conocidos.
Los ponentes estuvieron muy acertados en sus exposiciones, que fueron amenas y muy didácticas, así que tuvimos una unión en este acto de los productores con los consumidores.
Los productores nos explicaron sus métodos de producción, sus dificultadas, problemas de “marketing” etc. etc.
Comenzaron estas disertaciones con la palabra de Asún que hizo una exposición breve pero detallada de lo que es la trufa, como se produce y detalles sobre su valor tanto económico para la región como sus cualidades organolépticas.
Después tomo la palabra Javier Díaz de Espada, gerente de la Cooperativa de la Patata, que apuntó como esta la situación de la patata en la zona tanto para siembra como para consumo.
Nos explicó como influye las condiciones climáticas tanto en el tamaño de la patata como en su calidad.
También dio pinceladas sobre las patatas que nos vamos a encontrar en el mercado y sus características.
Terminada la disertación anterior tomo la palabra Ismael Ferrer, profundo conocedor de la trufa y de sus usos culinarios, nos dio una vista panorámica de la trufa, su comercialización y consumo.
Finalmente le llegó el turno al productor de codornices Jesús Toledo, nos dijo como llega la codorniz a nuestro campos para criar a finales de Abril y al final del verano se marcha. Con estos movimientos migratorios y dependiendo de la climatología hay más o menos población salvaje. Esta ave siempre ha estado presente en nuestras cocinas.
La codorniz de granja es una codorniz de un tamaño algo mayor y es denominada Codorniz Japónica, de esta codorniz se aprovecha su carne y los huevos, (el huevo de codorniz es más bajo en colesterol).
Este productor cría sus codornices aproximándose en lo posible a sus condiciones silvestre.Aspecto de la sala completamente llena, hubo que decir a algunas personas que el aforo estaba completo y la verdad que la organización sintió no poder dar cabida a todos los que quisieron asistir.
Todos los asientes rellenaron unas hojas de cata, para posterior evaluación.
Al final hubo un coloquio en el que participó la Diputada de Agricultura y alguno de los asistentes. Creo que por las opiniones oídas los asistentes quedaron muy satisfechos de este Taller del Gusto organizado por El Convivium Slow Food Araba-Álava
Slow Food como en todas las ferias puso un Stand para darse a conocer, fueron muchos los que se acercaron, a pesar del frío que hacía, para solicitar información.